abril 2, 2019 por

Valle Kokuselei, Turkana. Kenia. Emprendimiento y promoción de la mujer: nuevas actividades económicas auto sostenibles.

El objetivo principal del proyecto es mejorar la calidad de vida de la población de Kokuselei, Turkana, Kenia.

 

Este proyecto consiste en la consittución de un grupo para promover la formación económica y las actividades generadoras de ingresos alternativas a la producción de alcohol. Este grupo, bajo las directrices de la misión, recibirá préstamos para aprender a gestionar los fondos, comprender los mecanismos de provisión y ajuste a la demanda y tratarán de aprender hasta volverse autosuficientes y comenzar negocios más estables y a mayor escala.

 

El grupo San Mateo para la promoción económica se conforma por un lado de 8 mujeres que venden comida (se benefician de una subvención del transporte, para poder vender a precios que favorezcan a las familias con menos recursos), además hay otras 10 mujeres (en su mayoría antiguas productoras de alcohol o personas con problemas de alcohol) que venden otros productos necesarios como ropa, verduras, sillas y mesas platos, etc.

 

Los dos objetivos del proyectos son: la formación en economía como alternativa al abuso del alcohol y otras sustancias dañinas y el apoyo económico para el inicio de negocios en el área de Kokuselei.

 

Durante este año, 16 familias han recibido formación en temas económicos para poder llevar de forma adecuada los pequeños negocios que comenzamos para luchar contra la producción y el abuso de alcohol ilegal en nuestra zona del valle de Kokuselei. Gracias a una supervisión constante y la invitación de diferentes especialistas en el tema de economía se ha ido dando formación en temas de inventario, ahorro, reposición de bienes cuando se terminan, crédito, etc. Ahora las familias son más capaces de llevar sus tiendas y por lo tanto cuentan con una fuente de ingresos para ellos, además, el resto de la población tiene acceso a bienes básicos que antes no podían acceder en varios cientos de kilómetros. Con todo esto se ha contribuido a mejorar la calidad de vida de la población del valle de Kokuselei.

En primer lugar, fue necesario consultar con las vendedoras y establecer un plan de formación. Para ello, se realizaron varias sesiones para comprender sus problemas y sus conocimientos actuales. Se preparo el material y las sesiones y se invitó a un profesional a colaborar en las charlas.

 

Por otro lado, se siguieron adquiriendo a buen precio los productos de las tiendas para ayudarlas a acercárselas hasta el mercado mientras ellas adquieren suficiente conocimiento y práctica para hacerlo de forma independiente.

 

Las 16 familias que participan en los pioneros proyectos económicos se benefician de los ingresos de las tiendas, así como de la formación recibida. De la misma forma, todas las personas de la comunidad de Kokuselei y de las zonas colindantes que tienen ahora a su disposición y a buen precio una gran cantidad de productos de primera necesidad que antes no podían acceder. Esto es especialmente importante para los trabajadores de otras partes de Kenia que están acostumbrados a consumir verdura y a otro estilo de vida y que realizan mucho más motivados su trabajo al encontrarse cómodos con todos los productos disponibles. La iniciativa también ayuda a la comunidad a luchar contra el abuso de alcohol que hasta el momento era lo único que se podía adquirir en Kokuselei, los anima a tener ilusiones y sueños (tener un colchón, una silla, etc.) y a ahorrar para conseguirlo en lugar de malgastar los pocos recursos que consiguen.

 

Esta iniciativa también impulsa que comunidades vecinas se animen a comenzar también pequeños negocios con lo que se lucha en diferentes frentes contra la dependencia y el abuso de alcohol.

Hemos visto alguna dificultad en la implantación del proyecto: En un lugar en el que hasta hace pocos años casi no se usaban las divisas, la introducción de un nuevo modelo económico es un proceso lento que llevará varios años afianzar.

El proyecto ha tenido un impacto muy positivo en la comunidad de Kokuselei en general y no sólo en las familias involucradas en el negocio. Muchos jóvenes han comenzado a ahorrar dinero para poder adquirir productos como sillas o meses y dignificar sus casas, la gente en general tiene más acceso a la ropa, jabón, etc. y por tanto se mejora la salud y la higiene. Estos son algunos ejemplos de los cambios que este mercado ha supuesto.