marzo 15, 2019 por

Valle de Kokuselei, Turkana, Kenia. Reparación de dos presas de roca.

La comunidad de Kokuselei cuenta ahora con un mejorado acceso a las infraestructuras de agua al haber reparado la presa de Aikit en la zona de las montañas. Está presa construida hace algunos años había perdido parte de su capacidad de almacenamiento de agua por las lluvias y la erosión por lo que ha sido necesario reparar la pared y añadir más cemento resistente al agua. Además, en la presa de Longoropla también se han realizado trabajos de limpieza. Con todo esto ambas comunidades han contado con agua después de lluvias tanto para ellos como para el consumo de sus animales.

El acceso a agua en cantidad y calidad suficiente mejora la salud y la nutrición de la población al permitir la vida de sus animales que son en muchos casos su única fuente de alimentación.

Finalmente, durante el proceso de construcción 30 familias contaron con un pequeño apoyo económico que les permitió llevar comida a sus familias y en muchos casos ahorrar para poder empezar después un pequeño negocio o para enviar a algún hijo a la escuela.

 

Las actividades realizadas para poder alcanzar el objetivo han sido: La identificación del emplazamiento con unas condiciones geológicas y de personal adecuadas para un proyecto de esta envergadura. El contrato con las comunidades locales y las respectivas autoridades locales. (Grupo de ancianos).

Una vez escogidos los dos emplazamientos es necesario involucrarse en el diseño del plan de trabajo y de las presas para maximizar el impacto de la acción.

Finalmente se comienzan a construir los caminos para poder hacer llegar los materiales con la ayuda del tractor y se construye el campamento en el que se alojaran los encargados y trabajadores mientras dure el proceso de construcción de la presa.

Una vez comprados los materiales necesarios y transportados hasta el lugar se procede a reparar la presa. Durante este proceso y una vez terminado es necesario formar a la comunidad y al comité de agua en la forma correcta de gestionar y mantener la presa y el agua que esta recoja. Una vez finalizada la presa solo queda esperar a las lluvias.

La población beneficiaria directa son los pobladores semi-nómadas de las montañas de la zona de Kokuselei (5.000).

El número de población beneficiaria indirecta es de 30.000 habitantes del noroeste de Turkana, incidiendo en el aprendizaje de almacenamiento de agua de la lluvia para la promoción agrícola y ganadera.

El presente proyecto tiene básicamente un componente de género puesto que se mejora la calidad de vida de las mujeres y niñas-adolescentes, así como de los niños adolescentes que hacen las veces de pastores. Al facilitar a todos el acceso al agua se mejora la calidad de vida.