julio 29, 2019 por

Valle de Kokuselei, Turkana. Kenia.Mejorar el acceso a la educación en las escuelas de San José y San Pablo de Kokuselei y Riokomor. 2019

Los Turkana de la zona de Kokuselei son en su mayoría pastores nómadas que viven de sus animales (cabras y camellos), alimentándose de su carne, leche y sangre. Las sucesivas épocas de sequía, cada vez más largas, han ido reduciendo los rebaños, siendo éstos muchas veces insuficientes para procurar el sustento de la familia. El pastoreo, forma de vida tradicional, se demuestra ahora insuficiente para alimentar a todos los Turkana por lo que la educación, que antes era un elemento secundario se perfila ahora como respuesta a la compleja problemática de Turkana.

El gobierno ha comenzado a realizar esfuerzos para poder impulsar la educación, pero el dificil acceso a estas zonas, la falta de comunicaciones, de fondos y de conocimientos tanto de los profesores como de los padres de familia, hacen muy compleja la implementación de este proyecto. Por este motivo, parece importante hacer un trabajo cercano con los niños en edad escolar: añadir material escolar, equipamiento, material deportivo, maestros y todo aquello que haga que las escuelas tengan una mayor calidad. Por otro lado, también hay que realizar otros esfuerzos extraescolares para concienciar a las familias de la importancia de la educación y para mostrar tanto a los padres como a las niños las diferentes dimensiones de la educación que lleven a formar personas con todas sus necesidades básicas cubiertas, con valores e interés por el bien común. La importancia de este proyecto radica tanto en el valor individual de cada uno de los estudiantes que se beneficiarán de las actividades o mejoras como por el hecho de que la educación es el único proyecto por el cual los Turkana pasarían a convertirse en los agentes, en los motores, de su propio desarrollo.

Este proyecto consiste en el apoyo continuado a las escuelas de San José de Kokuselei y de San Pablo Riokomor. Durante este año, se busca apoyar a la escuela con material, equipamiento y maestros, así como proveer a los alumnos de diferentes actividades lúdicas y didácticas que contribuyan a su desarrollo integral.

Todas las actividades se realizan en el marco de impulsar la educación de los niños y de servir de ejemplo a otras escuelas. Se quiere apoyar además a los padres de familia para que comprendan la importancia de la educación y su papel en la formación de sus hijos.

 

Los beneficiarios directos de este proyecto son los 130 niños de la escuela de Kokuselei así como los aproximadamente 30 niños de otras escuelas que acuden a Kokuselei durante las vacaciones para poder participar del comedor y de las actividades de refuerzo escolar, así como los 140 niños de la escuela de Riokomor.

Además, los maestros se beneficían al contar con más material educativo, al tener niños motivados y bien alimentados con ganas de estudiar.

Los beneficiarios indirectos del proyecto son todas las familias de Kokuselei y Riokomor que contarán con niños bien alimentados, estimulados y con una formación más completa. Además el ejemplo de esta escuela y los cambios que las actividades infantiles provocan en los niños pueden servir de ejemplo para otras escuelas y para las autoridades encargadas de educación en el área.

Actividades que llevaremos a cabo durante este año:

En primer lugar, se quiere reforzar la alimentación de los niños de la escuela primaria de Kokuselei que están en crecimiento. Para ello, cuando la comida que el gobierno provee a la escuela sea insuficiente desde la misión se aportará la parte necesaria para que los niños tengan al menos una comida al día. Además, durante las vacaciones escolares, se abrirá un comedor alternativo al que pueden acudir los niños de primaria que no tienen comida en sus casas.

En segundo lugar, se quiere realizar refuerzo escolar, para lo que nos gustaría traer profesores de una escuela amiga de otra parte de Kenia para  que durante las vacaciones preparen un programa educativo y didáctivo para los chicos entre 8 y 16 años de las escuelas de Kokuselei y Riokomor.

Además, se planea realizar diferentes actividades deportivas y educativas en otras partes de Turkana para complementar la educación formal que los niños reciben en la escuela. Para ellos es necesario adquirir material deportivo, organizar el transporte, la comida y el personal que nos acompañará. Igualmente, en el propio Kokuselei se realizan multitud de actividades extracurriculares como pueden ser talleres de cocina, de teatro, de agricultura, de canto, catequesis, etc.

Finalmente, es necesario adquirir material educativo, mesas, libros, etc. para completar el material de la escuela para que los profesores puedan realizar adecuadamente su trabajo. Además, haca falta realizar pequeñas reparaciones en la escuela, en los suelos, en el bloque sanitario y en la valla. Esto se realizará durante el periodo de vacaciones de los niños para no interferir en el día a día de la escuela.