enero 7, 2020 por

Valle de Kokuselei, Turkana. Kenia.Mejora de las infraestructuras de agua en el área de Naro Ereng. 2019

Este proyecto se desarrollará en la zona de Naro Ereng, en el valle de Kokuselei, en las montañas Morueris a una hora del lago Turkana. Esta zona, principalmente poblada por pastores seminómadas se encuentra además a unos 4 kilómetros de una de las Unidades de Nutrición Infantil gestionadas por la Comunidad Misionera de San Pablo

El área sólo cuenta con un pozo que pertenece al centro de nutrición infantil que es claramente insuficiente para satisfacer las necesidades de la población, de los centros educativos y de los animales que son muy abundantes en esta zona conocida por sus pastos. Esta falta de agua en una zona tan poblada da lugar a conflictos de carácter comunitario, a problemas de salud derivados de la falta de higiene, a un nulo desarrollo de actividades agrícolas y a otros problemas sociales y humanitarios que impiden el desarrollo.

La falta de agua, fuente de vida, hace que las mujeres tengan que usar buena parte de su día en conseguir este recurso para sus familias y animales y por tanto no puedan dedicarse a otras actividades económicas que les reportarían beneficios y les permitirían adquirir alimentos y otras cosas necesarias en sus familias. Este problema además deriva en un menor número de niñas que acuden a la escuela ya que las familias necesitan ayuda para que alguien se quede en casa con los niños más pequeños mientras las madres van a por agua o necesitan alguien que les acompañe a conseguir suficiente agua.

Este proyecto pretende instalar en el nuevo pozo recién perforado en el área de Naro Ereng (a unos 4 kilómetros de la bomba solar de la guardería) una bomba solar de mucho mayor caudal y construir las infraestructuras (tanques, vallados, abrevadero, fuente, etc.) necesarios para que el agua llegue en la cantidad y las condiciones adecuadas a la comunidad y sobre todo a los animales.

Los beneficiarios directos del proyecto son todos los niños que ahora asisten a la unidad nutricional de Naro Ereng que tendrán acceso a agua potable y en abundancia para su consumo, para la cocina, para su higiene y para comenzar a cultivar y así mejorar su dieta. También se beneficiarán de forma directa todas las familias de Naro Ereng que acudirán a este punto a recoger agua para ellos y para sus animales de forma sencilla y tendrán así más tiempo para otras actividades.

De forma indirecta se benefician todos los pastores que usarán este punto de agua para sus animales y que tendrán mayores facilidades para su cuidado, esto es especialmente importante en esta área de montaña donde todavía la gran mayoría de la población depende de sus animales.

 

Al haber recibido ya la solicitud de la comunidad para realizar este proyecto, se procede a contactar diferentes compañías que puedan llevar a cabo tanto la extracción de la bomba manual y la limpieza del pozo como la instalación de la bomba solar.

 

Una vez encontrada la compañía más adecuada, se procede a realizar esa actividad, acto seguido es necesario construir una estructura de metal para instalar las placas solares y una estructura para elevar el tanque en la zona más conveniente para hacer que el agua llegue a todos los puntos en los que es necesario. Una vez el soldador y los constructores han terminado con las dos estructuras es necesario adquirir y transportar todos los materiales de fontanería para llevar el agua desde el tanque principal hasta la casa del maestro, la cocina, las duchas, la huerta y el punto de agua comunitario (fuente y abrevadero). Además, hay que construir dicho punto comunitario.

 

Finalmente es necesario proteger todas las nuevas infraestructuras: vallado de la estructura de las placas solares y del tanque y protección de cemento de la bomba solar.

 

Todo el sistema de agua queda encargado a las personas que dirigen el centro de preescolar de forma que tener agua para la cocina y la ducha de los niños sea siempre una prioridad.