mayo 7, 2020 por

Turkana (Kenia) y Nyangatom (Etiopía). Informe sobre el Proyecto de becas de educación para jóvenes y niños. 2019

Este proyecto es una iniciativa para abrir posibilidades de acceder a una educación de calidad a chicos y chicas de Turkana y Nyangatom, mediante el pago de becas de estudios de educación primaria, secundaria, universitaria o formación profesional y actividades formativas en el tiempo libre.

Durante este año 2019 hemos continuado dando apoyo a veinte niños y jóvenes. Entre estos ha habido: cuatro en educación terciaria, uno escuela profesional y otro en escuela de idiomas e informática. Dos de ellos eran de Nyangatom (Etiopía) y cuatro de Turkana (Kenia). Asimismo, hemos apoyado a siete chicos y dos chicas en educación secundaria. Seis, incluida una chica, eran de Etiopía y tres, incluida una chica, de Kenia. Finalmente, también hemos apoyado a cuatro niñas y un niño en educación primaria.

Pago de becas. Las becas han cubierto los costes académicos de las escuelas o universidad, en algunos casos se ha pedido la contribución de la familia en una parte pequeña y simbólica de las tasas escolares. Asimismo, se ha cubierto un presupuesto para cada trimestre para que pudieran comprar los requerimientos personales para los internados. Finalmente, también hemos cubierto el transporte para ir y volver a la escuela cada trimestre.

Períodos de vacaciones. Esta actividad también incluye actividades formativas en el tiempo libre, que, al ser las escuelas internas, el tiempo libre son los cuatro meses que los estudiantes tienen de vacaciones al año. Algunos de los estudiantes han participado en actividades durante las vacaciones, como, por ejemplo, la participación en tareas de desarrollo que tienen lugar en la misión, y en talleres formativos. Otros han pasado las vacaciones con sus familias, y los hemos animado a realizar tareas comunitarias en beneficio de su comunidad. Durante estos períodos de tiempo hemos apoyado con comida a los que estaban en peor situación económica en sus familias.

Seguimiento y evaluación. Esta es quizá una de las actividades más difíciles de llevar a cabo, ya que cada persona es diferente, cada escuela es diferente. En general los jóvenes y niños se han comportado bien, y han sacado bien los estudios. Sin embargo, son la mayoría de ellos vienen de familias, donde la educación es la última prioridad, y en muchos casos son madres solteras cuidando de la prole, o a veces abuelas. Eso junto con que muchos de ellos están en la adolescencia, la influencia de las redes sociales, la presión del grupo, el bullying, además de que el sistema educativo todavía muy enraizado en la disciplina férrea y el castigo físico resulta en falta de motivación de los jóvenes para los estudios.

Durante todo el año académico, ha sido muy difícil hacer un seguimiento de cada becado. Solo ha sido posible en algunos de los casos. Esto es debido en primer lugar a las distancias. Los becados viven en zonas muy remotas de países vecinos donde a la vez hay una falta de comunicación terrestre muy grande. Por lo tanto, los desplazamientos físicos son caros y toman mucho tiempo. Es por eso que hemos coordinado este programa de becas desde la distancia y con la ayuda de los medios de comunicación disponibles, así como medios de pago electrónicos, tan bien desarrollados en Kenia, más incluso que en muchos países desarrollados.  

De cara a años siguientes vamos a utilizar un sistema de seguimiento para cada estudiante, donde cada uno de ellos deberá rellenar un corto formulario sobre su dificultades y logros, notas, necesidades escolares, recibos de las escuelas y demás documentos, para poder hacer una ficha y mejor seguimiento. Asimismo, al principio del año se intentará tener una conversación con cada familia para hacerles partícipes de la educación de sus hijos, y hacerles ver la necesidad de contribuir en la medida que pueda para que puedan apreciar los logros de sus hijos.