febrero 26, 2020 por

Turkana Norte, Kenia. UNIDAD TÉCNICA MÓVIL PARA EL MANTENIMIENTO DE LAS INFRAESTRUCTURAS HIDRÁULICAS Y EN ESPECIAL LOS POZOS Y SUS SISTEMAS DE BOMBEO. 2020

Dentro de los límites de los sub-condados de Kibish y Lokitaung en Turkana Norte, cubriendo una extensión de 22.000  y km² a una población objetivo de aproximadamente 250.000 habitantes. El territorio abarca desde la orilla oeste del Lago Turkana a la altura de Lomekwi, hasta las planicies fronterizas con Etiopía y las montañas limítrofes con Sudán del Sur. De vegetación escasa y clima semi-árido, está equipado con más de 160 pozos y unas 50 balsas de tierra.

 

La falta de agua es el principal problema que atenaza la supervivencia de los habitantes de Turkana y que condiciona al mismo tiempo su desarrollo. Las cíclicas sequías que asolan el territorio y las escasas y erráticas precipitaciones hacen de este un lugar difícil para la subsistencia. La última en 2017 acabó con la vida de miles de cabezas de ganado y llevó a graves problemas de deshidratación y anemia a la franja más vulnerable de la población (niños, ancianos y embarazadas). El sustento de los habitantes de la zona dependen aún hoy en gran medida de sus animales. Durante los últimos años se ha ido tejiendo una extensa red de pozos y balsas a lo largo y ancho del territorio, que posibilita el acceso al agua de calidad tanto a los pastores nómadas y sus animales como a la creciente fracción de la población que está en fase de transición al sedentarismo. Dichos pozos están equipados en su mayoría con bombas de acción manual, molinos de viento y bombas solares. En muchos casos son la única fuente de agua para mantener operativos las escuelas y dispensarios, así como una incipiente agricultura que agentes como la MCSPA están promoviendo con gran esfuerzo en la zona. Las balsas sufren la erosión de las escorrentías y se colmatan de sedimentos tras las épocas de lluvias. La experiencia acumulada en las últimas décadas muestra la necesidad de llevar a cabo un mantenimiento periódico de dichas infraestructuras, so pena de convertirse en infraestructuras inútiles y exponer a la población nuevamente al azote de la sed y del hambre.

 

El  proyecto consiste en dotar a Turkana Norte de un servicio de mantenimiento de las infraestructuras hidraúlicas existentes, ya sean pozos ó balsas de tierra, para asegurar el acceso permanente al agua de la población y de sus animales siempre que las lluvias permitan esto último. Para ello en 2018 se puso en funcionamiento un equipo de seis técnicos (fontaneros, electricistas, soldadores e ingenieros) permanentemente en ruta por todo el territorio llevando a cabo las tareas de mantenimiento y reparación necesarias de los sistemas de bombeo. Se pretende en el curso 2020 ampliar dicho servicio al mantenimiento completo del pozo y de las balsas de tierra existentes. La unidad cuenta con el equipamiento básico necesario además de un vehículo TT, un almacén y una oficina en la Misión de Lobur donde se ubica la base de operaciones, pero precisa de una mayor inversión en equipamientos y la formación del personal técnico para poder ampliar los servicios propuestos. Se incluye dentro de las prioridades del proyecto el apoyo a la formación de nuevos técnicos, y la capacitación de la población local en materia de agua, sanidad, higiene y gestión de residuos.

NUESTROS OBJETIVOS CON ESTE PROYECTO SON:

  • Asegurar el acceso permanente al agua potable a la población y el funcionamiento de los proyectos de desarrollo que de ello dependen: escuelas, dispensarios, huertas, etc.
  • Asegurar el acceso al agua de los animales en las infraestructuras de almacenamiento de agua ya existentes diseminadas por todo el territorio.
  • Subsidiar el mantenimiento de las infraestructuras construidas ante la recurrente carencia de interés por parte de las autoridades locales.
  • Crear un sentimiento de pertenencia en las comunidades locales mediante una contribución anual para cada pozo registrado en el servicio, y la creación y capacitación de los comités de agua encargados de velar por el buen uso de las mismas.
  • Crear una base de datos y fomentar los estudios hidrogeológicos pertinentes que permita una gestión eficaz de las infraestructuras de agua en la zona, y la ubicación prioritaria de futuras instalaciones.
  • Diagnosticar y realizar instalaciones de sistemas de bombeo de todo tipo sin que sea necesario recurrir a empresas privadas que resultan más costosas y tienen sus bases de operaciones muy lejos del territorio objetivo.
  • Capacitar a la población local en los aspectos relacionados con la gestión del agua, la higiene y el saneamiento y la gestión de residuos sólidos (orgánicos e inorgánicos).

LOS BENEFICIARIOS :

Directos:

-las comunidades locales y agentes de desarrollo que sean usuarios de una instalación de bombeo en la zona definida anteriormente como en el apartado 3 y se hayan registrado en el servicio; se han contabilizado hasta 53 comunidades con una población total estimada en el territorio objetivo del orden de los 250.000 habitantes.

-los comités de agua de cada comunidad serán entrenados de 2-4 semanas para el mejor desempeño de su funciones, capacitando anualmente a una docena aproximadamente de dichas comunidades.

-al menos dos estudiantes de fontanería, electricidad, ingeniería hidraúlica u otros relacionados con la gestión del agua, que serán entrenados durante 3-4 meses a la vez que convalidan su periodo de prácticas.

-cientos de pastores semi-nómadas (y sus animales) que dan de beber a sus rebaños en las balsas diseminadas por todo el territorio y hacen uso de las bombas manuales y de otro tipo para su propio consumo.

Indirectos:

-el medio ambiente y la cultura tradicional Turkana, al permitir el mantenimiento de las citadas infraestructuras el continuar con el pastoreo como principal actividad económica y social de la zona evitando a la vez las aglomeraciones de la población en grandes núcleos que terminan por sobreexplotar los recursos hídricos, fomentan el avance de la deforestación, las condiciones antihigiénicas como consecuencia de la falta de saneamiento público y la degradación del medio en general (acumulación descontrolada de residuos inorgánicos).

LAS ACTIVIDADES QUE LLEVAREMOS A CABO PARA QUE EL PROYECTO SE PUEDA REALIZAR SON:

  1. Mantenimiento del equipo técnico y administrativo del proyecto.
  2. Adquisición de un stock de repuestos necesarios para la actividad.
  3. Continuar equipando la unidad con herramientas necesarias para la actividad.
  4. Dotación de un kit para ensayos de bombeo ó “test pumping”.
  5. Formación continua del equipo técnico (cursos, seminarios, etc.).
  6. Ejecución de rondas semanales pre-programadas para chequear todos los pozos registrados de forma periódica a lo largo del año.
  7. Diseño de nuevas balsas de tierra y supervisión de las existentes durante las rondas por el territorio; redacción de informes técnicos sobre el estado de las mismas; y subcontrata de las tareas de reparación y dragado necesarias para su mantenimiento periódico.
  8. Promover el acoplamiento de sistemas solares en serie con los obsoletos sistemas de bombeo eólicos existentes para una mayor garantía de suministro en los esquemas agrícolas y un aprovechamiento inteligente de las infraestructuras ya existentes.
  9. Fomentar la creación y el entrenamiento de comités de agua en cada comunidad.
  10. Capacitar a la población en materias como el saneamiento (promoviendo la creación y uso de baños secos), la higiene (charlas del equipo médico de las misiones), o la gestión de residuos orgánicos (mediante el compostaje) e inorgánicos (mediante su incineración controlada).