febrero 27, 2020 por

Turkana. Mejora del acceso y la calidad de la educación en el Valle de Kokuselei. 2020

La escuela está en Kokuselei y desde ahí podrá dar cobertura a los niños de las siguientes comunidades principalmente:

Kokuselelei, Loalany, Nakwasirio, Ekipetot, Lokirimwo, Lokorimanik, Nakulei, Akalailai, Kabosan, Emeyan, Nawoyagum, Lokapeliboi, Lokwamunyin, Ngameriyek, Longoletarukot, Ekoopus, Namakata, Abalem, Ngadukae, Narisae, Nasura

La extrema pobreza que sufren las familias de la zona de Kokuselei por las prolongadas sequías en Turkana revierte gravemente en el bienestar de todos  los niños. Frente a esta situación la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol (MCSPA) ha intervenido en los últimos 15 años para mejorar la calidad de vida de las comunidades que viven en esta zona. Impulsando entre otras acciones la puesta en  marcha de la primera escuela en este lugar, algo expresado por muchas familias en los últimos años como una alternativa de solución al hambre, y como un paso más en el proceso ya iniciado de mejorar sus condiciones de vida.

En el año 2011, el Departamento de Educación del Gobierno inició la escuela primaria en Kokuselei pero de una forma muy precaria, sin edificios, ni materiales, ni maestros suficientes. Por esta razón, la MCSPA ha asumido el patrocinio de la escuela St. Joseph Kokuselei Primary School para, en cooperación con los estamentos oficiales, poder ofrecer una educación primaria digna y adecuada a los estándares del resto de Kenya.

En los últimos años, los esfuerzos por trabajar conjuntamente han sido satisfactorios. La MCSPA ha aportado la construcción de cuatro aulas, tres oficinas, un comedor, una cocina y un almacén, unas duchas y baños y una casa para profesores. Por su parte, la oficina pública de educación se ha comprometido con la alimentación diaria de los niños, ha construido 3 aulas más y cubre el sueldo de tres profesores cualificados. Los padres de familia, por su parte, se comprometen a participar activamente en las reuniones de padres y con los profesores, a adquirir el uniforme y a contribuir para la compra de útiles de limpieza.

El hecho de ser la primera escuela primaria en toda la zona y, por ende, la primera institución educativa que conocerán la mayoría de los habitantes del lugar, exige un mayor compromiso y seguimiento por parte todos los que participan en su puesta en marcha. Por ello, el School Managment Board (máxima autoridad de la escuela según la ley keniana) compuesto por padres de familia, profesores y patrocinadores (MCSPA) desean que estos primeros años la escuela cuente con el capital humano y las infraestructuras necesarias para que los niños puedan estudiar dignamente. De aquí surgen los objetivos y actividades del presente proyecto.

Este proyecto pretende proporcionar personal cualificado a la escuela para asegurarse la calidad especialmente en los primeros cursos de primaria que son la base del aprendizaje. Pretende además asegurarse la correcta alimentación de los niños en edad de crecimiento para que puedan aprender correctamente y relacionarse, para ello se pretende asegurar dos comidas al día para los niños y poner en marcha una huerta para mejorar su dieta y su salud. Se pretende además introducir conceptos nuevos como la ecología y el cuidado del medio ambiente de forma que los alumnos se conviertan en embajadores de esta nueva realidad en sus familias y comunidades.

Se quiere convertir la escuela en un centro de educación integral que beneficie a toda la comunidad: niños, padres, pastores, etc. De esta forma, se promueve la escuela como centro educativo de toda la población beneficiaria, se promueve la salud, la higiene, los cambios en la dieta y la educación holística.

Los Beneficiarios de este proyecto son:

  • Estimación del número de la población de beneficiarios directos: 240 niños y 50 adultos= 290 personas

La escuela cuenta con 8 niveles de primaria,  y el número de alumnos no deja de incrementar a medida que la escuela se va desarrollando y mejorando. Además, los profesores que ayudarán en las vacaciones estarán abiertos a recibir otros niños que quieran unirse al programa de refuerzo incluso si no pertenecen a St Joseph Primary School.

  • Estimación del número de la población de beneficiarios indirectos: 4.404 personas

Estimación de la población total de la zona: 35. 000 habitantes

Sobre beneficiarios directos:

1.Niños y niñas beneficiarios directos de la escuela primaria:

Serán menores entre 7 y 14 años de las comunidades de Kokuselei, Loalany, Nakwasirio, Ekipetot, Lokirimwo, Lokorimanik, Nakulei, Akalailai, Kabosan, Emeyan, Nawoyagum, Lokapeliboi, Lokwamunyin, Ngameriyek, Longoletarukot, Ekoopus, Namakata, Abalem, Ngadukae, Narisae, Nasura. Se calcula así:

170 niñ@s que se han registrado en esta escuela, pero que de forma muy precaria han realizado sus primeros cursos.

70 niñ@s  aproximadamente de 6 años, asistentes actualmente a las Unidades Nutricionales Infantiles a cargo de la MCSPA, que esperan unirse el próximo año a la escuela primaria (sin contar los cientos de niños que se unirán en próximos años), procedentes también de este mismo programa

2. Ancianos como autoridad local. Son los representantes de las diferentes comunidades que se beneficiaran de la escuela primaria y que actualmente hacen parte del School Management Board. Movilizan a la comunidad para su participación activa en la implementación de la escuela primaria. Según la regulación del gobierno keniano, el último responsable del funcionamiento de la escuela es este comité. Así por ejemplo, el comité de la Escuela de Kokuselei está compuesto por un padre de familia (chairman), el director de la escuela (secretario), el patrocinador (tres miembros de la MCSPA), y más de 10 padres y madres de las comunidades beneficiarias, la mayoría ancianos que son la autoridad válida dentro de los turkana. Son ellos quienes han pedido ser formados para poder llevar a cabo el cuidado y gestión de la escuela de forma idónea.

3. Mujeres líderes comunitarias de las Unidades Nutricionales Infantiles de Kabosan, Ngameriek, Kokuselei, Kalomeu, Small Erus, Eburangataruk, Alagama, Loalany y Kalomeu. Son las responsables del cuidado diario de los 800 niños que reciben alimentación diaria y atención medica en Kokuselei bajo los programas de la MCSPA. Además, son quienes han movilizado a la comunidad sobre la importancia de que estos niños y niñas tengan educación primaria una vez dejen de asistir a la Unidad Nutricional a sus 6 años. Como mujeres turkana, responsables de las duras tareas de supervivencia, son las más conscientes de que el analfabetismo les impide tener otras alternativas de ingresos económicos, a parte de la tradicional dependencia a los animales. La necesidad de contar con una correcta alimentación así como las mismas condiciones de higiene y alimentación que tienen en las unidades nutricionales fue expresada por las madres en las reuniones comunitarias. 

Sobre beneficiarios indirectos

El hecho de que uno o mas niños de cada una de las familias de la zona puedan asistir a la escuela primaria tiene una repercusión positiva en cada uno de estos hogares. El 98% de analfabetismo existente en la zona es una de las primeras causas de la extrema pobreza que vive Turkana al mantener a la población en situación permanente de dependencia de las ayudas humanitarias. Por ello, contar con un miembro de la familia con estudios de primaria básicos abre alternativas para generar ingresos económicos diferentes al pastoreo, habitualmente afectado por las prolongadas y periódicas sequías.

Para este cálculo aproximado, se tiene en cuenta que no hay estadísticas oficiales de la zona, pero se sabe que en Turkana una familia está compuesta por un hombre (cabeza del hogar) y aproximadamente 12 personas bajo su cuidado (dos, tres o cuatro esposas y los hijos). El cálculo se realiza, entonces, a partir de las familias beneficiarias de las Unidades Nutricionales Infantiles de la zona de Kokuslei que serán los lugares de donde provienen o provendrán los niños de St. Joseph Primary School: Kokuselei 78 familias y Eburangataruk 74 familias, Ngameriek 42 familias, Kabosan 49 familias, Loalany 35 familias, Small Erus 32 familias, Alagama 28 familias, Kalomeu 29 familias: 367 familias (4404 beneficiarios indirectos)