abril 3, 2019 por

Turkana, Kenia. Respuesta a la desnutrición infantil ocasionada por la sequía.

 

Los objetivos y resultados esperados en este proyecto son:

  • Garantizar que los niños menores de 6 años de Turkana puedan comer cada día.
  • Garantizar el acceso al agua, la higiene y la salud de los niños menores de 6 años de Turkana.
  • Formar a las madres en oficios que beneficien a sus familias especialmente a sus niños.
  • Promover la producción de alimentos a través de actividades agrícolas.
  • Promover la educación infantil a través de diferentes actividades de preescolar.

 

El proyecto es una intervención integral contra la desnutrición en la primera infancia, sostenida por el trabajo en red gracias a: el compromiso de los comités de padres que hacen posible el funcionamiento diario, la formación de los madres y niños beneficiarios, y el compromiso y presencia permanente de los miembros de la MCSPA en el lugar.

Por lo tanto, el proyecto garantiza que 800 niños menores de 6 años y sus familias, especialmente las madres embarazadas y lactantes, tengan acceso a cuatro campos esenciales para el desarrollo de estas comunidades del norte de Turkana: educación, nutrición, salud y agricultura.

Para garantizar el buen funcionamiento de los centros de nutrición es muy importante contar con la participación de la comunidad local, así lo primero es escoger el comité encargado de la guardería de entre la gente de la comunidad junto con un anciano que supervise todo. Además es necesario involucrar a toda la población en aportar una contribución local al proyecto (arreglo de alguna valla de palos, alguna cabra para la comida de los niños, etc.)

 

Por otro lado, se han realizado diferentes actividades encaminadas a conseguir el objetivo de la mejora de la salud:

Cada mes se ofrecen sesiones de clínica móvil en los centros materno-infantiles para llevar a cabo tareas de desparasitación, vacunación, formación en higiene y prevención de enfermedades, seguimiento nutricional y atención a niños enfermos.

 

Por otro lado, desde la misión se realizan compras periódicas de comida en camiones grandes y  desde allí se distribuyen de forma mensual a todas las guarderías. El comité de madres voluntarias son las encargadas del racionamiento y de la diaria preparación y distribución a los niños. En estas guarderías se está apoyando también la producción de alimentos con la agricultura para poder mejorar y ampliar la dieta de los niños.

 

 

Finalmente se intentan realizar actividades periódicas de catequesis y formación preescolar especialmente durante la época de vacaciones escolares donde los chicos y chicas con becas nos ayudan como contribución a sus estudios a enseñar en las diferentes guarderías.

 

También se realizan en las guarderías diferentes talleres para la formación de los padres y la comunidad en general que se convierten así en beneficiarios del programa.

 

Los beneficiarios más directos son aún así los aproximadamente 800 niños que reciben comida diaria y seguimiento médico, los grupos de comités que reciben formación y las familias que cuentan con más recursos al ver a los niños alimentados en las guarderías.

 

Las lluvias, la coordinación de las distribuciones, el seguimiento de los casos de niños malnutridos y la adquisición de comida son problemas logísticos que en ocasiones dificultan el trabajo, pero los resultados son tan positivos para la comunidad que esperamos poder seguir llevando a cabo este proyecto por muchos años.