septiembre 12, 2019 por

Naturomoe, Nyangatom, Etiopia. Energético y mejora logística de la Misión de Príncipe de la Paz . 2019

Esta intervención en concreto va a desarrollarse en la zona administrativa de Nyangatom en el sur de Etiopía, unos 6.000 Km2que rodean el triangulo del Ilemi por la parte etíope. Este es un territorio de unos 12,000 Km2disputado entre Kenia, Sudán y Etiopía. Actualmente está bajo administración keniana. Tradicionalmente, esta zona ha sido y por desgracia continua siendo muy insegura debido al conflicto fronterizo, las luchas inter-tribales y el robo de ganado. La zona está habitada por la tribu Nyangatom son agro-pastoralistas, es decir, que combinan la ganadería con el cultivo de sorgo en las épocas húmedas. La mayoría de los Nyangatom se aferran a la forma de vida tradicional y subsisten mediante el pastoreo nómada de vacas, ovejas y burros; se visten de sus pieles y se alimentan de su leche, sangre, carne y, además, los utilizan como medio de trueque. Los animales determinan la riqueza y la posición social y condicionan su modo de vida, ya que se desplazan por el territorio en función del acceso a pastos y agua a lo largo del año. Debido a la disminución de agua y pastos en la zona, muchos se ven obligados a emigrar dos o más veces al año. Así, durante la época seca habitan las montañas,  y en la época de lluvia se desplazan a las planicies, donde también plantan sorgo.

 

La sequía y el conflicto son los problemas mayores que afectan a los Nyangatom, junto con el aislamiento y la ausencia casi total de todo tipo de infraestructuras, desde agua potable, sistema sanitario y educativo.

A partir de enero de 2011, dos sacerdotes de la diócesis de Lodwar y miembros de la MCSPA comenzaron a visitar la zona a explorar la situación sobre el terreno más en profundidad. En 2013 un agente de desarrollo Turkana se trasladó a la zona y comenzó un programa de capacitación de agentes entre la población local. En julio 2014 se estableció una base temporal y una serie de pozos fueron perforados en la zona. Además se realizó un estudio de necesidades de la población para poder determinar sus necesidades y los desafíos a los que se enfrentan y planear futuros proyectos. Este estudio de necesidades ayudó a trazar un plan estratégico a 5 años para la misión y este es la base para los subsiguientes proyectos de desarrollo futuros que se hagan en la zona.

 

Desde entonces la MCSPA ha puesto en marcha varias iniciativas pastorales y de desarrollo integral resumidas aquí:

 

  • Establecimiento de base logística en el poblado de Kakuta.
  • Atención pastoral a 7 poblados Nyangatom, el campo de refugiados sursudaneses de Tolay, y los campamentos de soldados rebeldes Sursdaneses de Naturomoe y Lorao.
  • Atención de primeros auxilios y clínicas móviles periódicas a las aldeas.
  • Perforación de 12 pozos, 8 de ellos con éxito, para la población local afectada por la sequía y por la violencia, al hasta entonces tener que excavar en el lecho del río seco Nakua, limítrofe con Kenia, para abastecerse de agua.
  • Campañas de vacunación y desparasitación del ganado (cabras, ovejas y vacas).
  • Construcción de la nueva misión Príncipe de la Paz en la colina de Natorumoe, con instalación de agua, rampa de acceso, viviendas para empleados, taller y almacenes.

 

Tras estos años de trabajo e integración en el entorno físico y social de los Nyangatom, los misioneros han decidido instalarse de forma definitiva en la zona, con el objetivo de seguir trabajando en los proyectos que están llevando a cabo y de poder comenzar una serie de proyectos nuevos que crearían un gran impacto positivo entre la población Nyangatom. Entre estos destacan el desarrollo de cultivos y talleres para formar a la población en tareas de carácter técnico, construcción de balsas y presas para el abastecimiento de agua del ganado y la construcción de una guardería para que los niños Nyangatom puedan recibir una educación. Por todo esto, es necesaria la construcción de una serie de infraestructuras básicas, así como de la proyección de todos los edificios que sean necesarios, a corto y largo plazo, para poder realizar estos proyectos y adquirir el mismo aprecio, por parte de la población local, del que gozan el resto de misiones de la comunidad.

 

La MCSPA lleva realizando su labor humanitaria desde hace más 30 años en la región etíope y keniana fronteriza. Desempeñando actividades de ayuda al desarrollo en diversos ámbitos, como puede ser el acceso al agua, la salud, la educación o el fomento de la paz con tribus rivales. Estas tareas requieren un seguimiento y un compromiso constantes por parte de los misioneros para conseguir el desarrollo social y económico de la población local.

 

Por ello, durante los años que los misioneros llevan trabajando en la zona, se ha llevado a cabo el establecimiento de asentamientos fijos allí donde podían alcanzar un mayor radio de acción en su labor, ya que la mayoría de estos lugares son extremadamente remotos e inaccesibles. Con el paso del tiempo, las misiones más antiguas se han ido convirtiendo en bases logísticas y de reunión y se han ido abriendo nuevas misiones satélite de las primeras para ampliar la zona de ayuda. Este es el caso de esta misión.

 

De 2014 a 2018, la ayuda humanitaria que llegaba a la región de Kakuta se dirigía desde un campamento provisional que no tenía los servicios, ni las herramientas necesarias para poder realizar plenamente la labor misionera. Este campamento no estaba habilitado para muchos de los objetivos que MCSPA tiene, ya que carece de las infraestructuras. Había que llevar a cabo la construcción de espacios permanentes donde poder trabajar con la población y donde se puedan formar, y recibir atención material y  espiritual.

 

Además, debido a la torrencialidad de las lluvias, tener un campamento provisional ralentizaba o incluso entorpecía el trabajo, ya que cuando éstas suceden, hay que dedicar la jornada a reparar los daños que hayan causado. Esta situación se evitaría con unas construcciones sólidas en lugar de las frágiles tiendas de acampada que los misioneros habían empleado hasta la actualidad.

 

De forma que por los anteriores motivos era necesario llevar a cabo el presente proyecto. Para ello hay que dotar las infraestructuras técnicas ya construidas y las que están planeadas en la nueva misión de Príncipe de la Paz – Naturomoe, del equipamiento necesario para llevar a cabo las labores técnicas-formativas, tanto agro-pecuarias, como constructivas, mecánicas y de mantenimiento, necesarias para el funcionamiento de los proyectos.

 

Asimismo como ya se ha mencionado con anterioridad, hay una creciente demanda en la zona de personal local bien formado técnicamente, debido al gran proyecto agrícola “Omo-Kurath” que está siendo ejecutado por el gobierno. Actualmente no hay personal local formado técnicamente y por lo tanto la mayoría de los puestos de trabajo técnicos son ocupados por etíopes de las partes altas del país. A través de este proyecto se crearán más oportunidades laborales y puestos de trabajo, que beneficiarán directamente a la población autóctona de Nyangatom.

 

La nueva misión de Naturomoe está situada en una colina, y se compone de varias áreas separadas, aunque próximas entre sí, y por ahora se dispone de solo un pozo de extracción de agua (450 m altitud) desde el que se bombea mediante paneles fotovoltaicos hasta una altura de (510 m) unos 10 m más que la de los edificios más altos planeados.

 

Objetivo General:

Mejora del abastecimiento energético y de la logística de la Misión de Príncipe de la Paz – Naturomoe, en Nyangatom, Etiopía.

 

Objetivos Específicos:

  • Equipar los talleres y edificios técnicos de la misión de príncipe de la paz para dar formación práctica a la vez que se mejora la logística y parte técnica de los proyectos de desarrollo llevados a cabo desde la misión de Príncipe de la Paz en Naturomoe.
  • Formar a personas jóvenes en diferentes oficios prácticos, que les permitan introducir nuevas formas de sustento en el entorno cambiante en donde habitan.

Resultados Esperados:

  • Logística y trabajos técnicos mejorados para los proyectos de desarrollo llevados a cabo desde la misión de Príncipe de la Paz al equipar edificios técnicos y formar a jóvenes locales.
  • Treinta personas jóvenes de Nyangatom formadas en profesiones prácticas.
  • Reducción de los conflictos al ofrecer alternativas de sustento para las familias en Nyangatom aparte del pastoreo nómada.

Resilencia mejorada al ofrecer alternativas profesionales para los jóvenes de Nyangatom

Los beneficiarios directos serán 10 personas jóvenes locales formadas en conocimientos prácticos

 

Estamos hablando de una zona de aproximadamente 7.000 km². La zona está habitada por la tribu Nyangatom. La población aproximada es de unas 25.000 personas. 5.000 personas viven diferentes núcleos urbanos a base del comercio, servicios, gobierno etc. 20.000 personas todavía llevan una vida nómada y semi-nómada, viviendo mayoritariamente del ganado. El proyecto está diseñado para ofrecer a personas de este último sector una alternativa profesional.

 

Con el proyecto abarca una zona habitada por 10.000 personas que serían los beneficiarios indirectos.

El proyecto se llevará a cabo mediante tres actividades principales:

 

1.     La formación de jóvenes en el Jinka Technical Training College, donde ofrecen cursos técnicos de 1 mes para personas sin estudios formales.

2.     El empleo de los jóvenes que acaben estos cursos técnicos en los diferentes proyectos que se llevan a cabo desde la misión como por ejemplo: construcción de edificios, soldadura de estructuras de metal, reparación de vehículos, mantenimiento de pozos, fontanería y electricidad, granja escuela, proyecto de agricultura. La formación practica la recibirán del encargado técnico de la misión y a través de voluntarios que también vendrán a hacer cursos cortos.

3.     Equipamiento de los talleres de Naturomoe con todos los accesorios necesarios para funcionar: mobiliario, equipamiento, herramientas, maquinaria así como las fuentes de energía necesarias para iluminar los edificios y los talleres. Una de las habitaciones contiguas a los talleres será condicionada como oficina/aula formativa. Para consolidar el buen funcionamiento de las instalaciones iluminarán los edificios con energía fotovoltaica y se adquirirá un generador de 10 KVA para dar energía necesaria a las maquinarias del taller.

 

Finalmente es muy importante formar a los mismos aprendices e instructores para que pueda responsabilizarse del mantenimiento de las instalaciones.