julio 30, 2020 por

Nariokotome, Turkana Norte. Kenia. Informe sobre la Mejora de la Educación y Nutrición de niños en los materno infantil de la zona de Lago. 2019

La puesta en marcha del programa de centros de nutrición para los niños que van a los centros materno infantiles viene siendo una demanda constante por parte de las comunidades de nómadas y semi-nómadas de Turkana con los que la MCSPA trabaja desde hace años.

Las niñas más pequeñas no están escolarizadas por no haber escuelas ni comedores donde pueden recibir alimento, lo que perjudica su desarrollo físico e intelectual, sobre todo de 0 a 5 años de edad. Conscientes de esta situación, sus padres piden a la MCSPA que sus hijos pueden asistir a los centros maternos infantiles para recibir una mínima enseñanza desde pequeños, complementos nutricionales, seguimiento médico, etc.

El problema más grave para los turkanas desde hace aproximadamente 50 años, es el hambre y el estado de pobreza endémica en que se encuentran. La falta de agua y comida consecuencia de la pertinaz sequía es un elemento clave para que esta situación se perpetúe, por lo que se hace necesario influir en ella para erradicar la desnutrición y posibilitarles una alimentación, en consecuencia, una salud mejor.

 

Actividades realizadas con este proyecto:

  • Nutrición: Con este programa se ha alimentado unos 165 niños en los  centros Materno Infantil que llevamos desde la misión de Nariokotome  aunque este número tiende a incrementarse en momentos de sequía como está empezando a pasar en la actualidad. Dos de las madres de la comunidad local preparan cada día el desayuno y la comida a base de alimentos ricos en hidratos de carbono, proteínas y vegetales con el objetivo de mejorar el estado nutricional de los niños. Una vez al mes, la clínica móvil va a cada centro para revisar y evaluar el desarrollo y crecimiento de los niños.
  •  Compra de alimentos para los centros
  • Transporte para supervisar los centros
  • Transporte tractor para la distribución de comida cada mes a los centros
  • Talleres sobre formación de agricultura para las madres
  • Transporte para la distribución de la comida cada mes en los centros
  • Ayuda a los profesores
  • Compra de sistema de irrigación para los huertos los centros
  • Talleres de hacer jabón para las mujeres en los centros.

El proyecto se benefició a 165 niños en los 3 centros materno infantiles y sus familias; y los beneficiares indirectos son 1.500 personas.

Una de las dificultades que afectó directamente el proyecto fue convencer a los padres de ayudar por la contribución que se recoge cada mes de cada niño. Para resolver este problema la comunidad participo como ayuda local en arreglar vallas, traer arena y hacer hoyos para plantar árboles.

Las madres han aprendido maneras sencillas de hacer jabón, y con ello hemos podido promover la  higiene en los centros y en sus casas. También han podido aprender a cultivar verduras en los centros y así mejorar la dieta de los niños y sus madres.