abril 4, 2019 por

Nariokotome, Turkana. Kenia. Producción de alimentos y mejora de la agricultura, mejorando las infraestructuras de agua.

 

Los Turkana son pastores pero, desde hace unos años en los que la comunidad MCSPA empezó a trabajar intentando promover la agricultura en las zonas cercanas a los pozos y presas que había instalado, cada vez hay mas conciencia de la importancia de la agricultura como fuente de alimentos. La misión de Nariokotome ha sido desde el principio un centro de referencia donde se aplican métodos simple y orgánico de la  agricultura.

Este proyecto introduce la producción de productos agrícolas, frutales y hortalizas y verduras como una alternativa clara a la falta de recursos de todo tipo. Gracias a Él,  ha mejorado la salud de las familias y generado ingresos después de vender los productos de los huertos.

Hemos utilizado, dentro del recinto de la misión, varios terrenos para el cultivo tanto de árboles frutales como de verduras y hortalizas. De esta forma un grupo de 30 personas se ha formado utilizando métodos básicos de producción de alimentos y luego lo han podido usar  esos conocimientos y aplicarlos en sus propias casas.

También hemos trabajado en la siembra permanente de verduras y hortalizas para experimentar los tipos que mejor se adaptan a las características del suelo y del clima local.

El proyecto especialmente se dirigió a la formación de las personas que aprendieron sobre el terreno y trabajanron en sistemas sencillos de cultivo y también se impartió una vez al mes un taller sobre agricultura básica y nutrición para resaltar la importancia de incluir en su dieta y la de los niños frutas y verduras.

 

Las Actividades realizadas para llevar a cabo este proyecto fueron:

  • Reponer el alambrado para plantar uva
  •  5 Talleres de formación en agricultura para mujeres realizados por un representante del departamento de agricultura de Turkana que les enseño distintas maneras de cultivar hortalizas, usar el abono natural y cómo preservar los alimentos de los huertos.
  • Plantación de 150 árboles frutales
  • Compra de semillas y herramientas para el cultivo
  • Compra de abonos y tratamientos para las plantas
  • Transporte de tierra, abonos y materiales
  • Dietas de participantes: se distribuyó comida para la gente que trabajaba en los huertos de la misión.

 

El proyecto benefició a 30 familias en el territorio de Nariokotome y los beneficiarios indirectos son 2,500 personas, que cuentan con frutas y verduras para incorporar a su dieta y con pozos para poder aprender ellos también a cultivar y producir sus propios alimentos. Esto es todo un avance para estos Turkana que hasta hace poco no sabían lo que era la agricultura.