julio 24, 2019 por

Nariokotome, Turkana. Kenia. Mejora de la alimentación mediante la formación en agricultura en la zona. 2019

El problema más grave para los Turkana desde hace aproximadamente cincuenta años son las sequías periódicas que con llevan a situaciones de hambre y de pobreza endémica. La alimentación de la población Turkana depende totalmente de sus ganados, lo cual genera una situación de fragilidad ante las sequías, en las cuales pierden sus animales creándose así situaciones que ponen en riesgo su vida y, especialmente, para la población más vulnerable: mujeres embarazadas y lactantes, ancianos y, niños y niñas menores de 6 años.

Es fundamental crear alternativas de producción de alimentos que ayuden a las familias de la zona. La población local desconoce completamente la agricultura por ser una cultura de pastores sin experiencia en cultivos y con poco acceso a puntos de agua permanente necesarios para cultivar.

La MCSPA desde hace más de 30 años lleva trabajando en la zona en la dirección de mejora de condiciones de vida de sus gentes, partiendo de la salud, apoyo a la nutrición infantil y acceso a agua limpia para el consumo humano y recursos de agua suficientes para los animales.

La zona cercana al lago no cuenta con zonas muy ricas en pastos por lo que los rebaños son escasos y pobres. Se hace urgente buscar alternativas a la subsistencia de la población.

Introducir la producción de productos agrícolas, frutales y hortalizas y verduras es una alternativa clara a la falta de recursos de todo tipo, pues puede mejorar la salud de la familia y generar ingresos si se ponen a la venta.

Este proyecto se propone utilizar dentro del recinto de misión varios terrenos para el cultivo tanto de árboles frutales como de verduras y hortalizas. De esta forma un grupo formado por 30 personas podrán formarse de métodos básicos de producción de alimentos que luego pueden usar en sus propias casas.

El presente proyecto consiste en la mejora de la huerta de frutales existe en la misión de Nariokotome. Para ello se va a reponer el alambrado del viñedo cuyos postes han sido afectados por las termitas y necesitan ser cambiado. También se plantarán nuevos árboles frutales.

También consiste en la siembra permanente de verduras y hortalizas para experimentar les tipos que mejor se adaptan a las características del suelo y del clima local.

El proyecto va especialmente dirigido a la formación de las personas que participan en el, puesto que aprenden sobre el terreno sistemas sencillos de cultivo y también van a recibir una vez el mes un taller sobre agricultura básica y nutrición para resaltar la importancia de incluir en su dieta y la de los niños frutas y verduras.

Se espera que el resultado, además de haber conseguido alimentos que beneficien a la población sea también que un número importante de personas hayan aprendido a cultivar durante el proceso.

El proyecto va beneficiar a 40 familias en el territorio de Nariokotome. Los beneficiarios indirectos son 4,500 personas.

Las actividades que se llevaran a cabo para poner en marcha este proyecto serán:

  1. Compra de tratamientos para las plantas
  2. Compra de semillas y herramientas para el cultivo.
  3. Compra de material para el alambrado para plantación de uva.
  4. Talleres de formación en agricultura para mujeres (1 vez al mes)
  5. Renovación de sistema de riego