julio 27, 2020 por

Nariokotome, Turkana. Kenia.Lucha contra la pandemia provocada por el Coronavirus mediante el abastecimiento de agua a la población de Lokapetemoe. 2020

Turkana se encuentra situado en el noroeste de Kenia limitando con Etiopía, Sudán y Uganda. Es una zona semidesértica localizada en el valle del Rift, con una extensión de unos 77.000 Km2. La región está aislada del resto del país por una cadena montañosa y por el lago Turkana (de agua alcalina). Sus habitantes pertenecientes a la tribu Turkana, son en su mayoría pastores nómadas que viven de sus animales (cabras, ovejas, burros y camellos), alimentándose de su carne, leche y sangre. En los años 60, debido a la fuerte sequía que afectó la región, muchas familias migraron a la orilla del lago buscando recursos para sobrevivir, estableciéndose en pequeños poblados y aprendiendo a pescar. Las sucesivas épocas de sequía, cada vez más largas, han ido reduciendo los rebaños, siendo éstos muchas veces insuficientes para procurar el sustento de la familia.

La  misión de Nariokotome se ubica  a unos 160 km al norte de la ciudad de Lodwar, a las orillas del Lago Turkana, tiene una área de trabajo de unos 11.000 km² y con una población de unas 45.000 personas en esa zona, es la base logística desde donde se realizan los diferentes proyectos.

El pozo que se pretende perforar esta a unos 8 km de la misión de Nariokotome, en un pueblo llamado Lokapetemoe y con una población  de casi 700 personas.

El problema más grave que ha ido sufriendo el pueblo Turkana durante los últimos cincuenta años han sido las sequías periódicas que conllevan a situaciones de hambre y de pobreza endémica. La alimentación de la población Turkana depende totalmente de sus ganados, lo cual genera una situación de fragilidad ante las sequías, en las cuales pierden sus animales creándose así situaciones que ponen en riesgo su vida. Las comunidades de Turkana empobrecidos por la sequía se establecieron a orillas del Lago Turkana para intentar sobrevivir con la pesca.

A lo anterior se añade que el distrito Turkana es una zona semidesértica, remota y de difícil acceso, cuenta con escasas infraestructuras sanitarias, educativas y vías de comunicación y sobre todo con muy pocas infraestructuras para la extracción y recolección de agua. Esto explica, por qué aún en épocas donde las sequías no son tan prolongadas, la población se encuentra en una extrema pobreza y con limitadas posibilidades de mejorar su situación.

Es por ello, que desde el año 1961, se están realizando diferentes programas de desarrollo tanto a través de la Iglesia Católica como de otras organizaciones. La MCSPA lleva a cabo programas a mediano y largo plazo, que buscan que todos los sectores de la población mejoren sus condiciones de vida. Actualmente cuenta con diferentes programas: Agua, agricultura, educación  y salud, que han dado resultados positivos a lo largo de los últimos 31 años.

Entre estas acciones destaca la necesidad de perforar pozos. Poder contar en la zona con agua potable cambia por completo la problemática de la población que vive en los alrededores y de todos los pastores nómadas que tienen esa zona en su ruta de pastos.

En la actualidad, debido a la expansión del coronavirus, causante de la grave enfermedad Covid19, se hace aun más urgente posibilitar el acceso a agua diariamente y con la suficiente cantidad que les permita utilizarla para lavarse, especialmente las manos.

Tanto el Gobierno de Kenia con su campaña de prevención del Covid19, como el personal sanitario del programa de salud de la MCSPA en la zona, está invirtiendo enormes esfuerzos en la concienciación y educación de la gente en la importancia del lavado frecuente de las manos (entre otras medidas) para prevenir el contagio. La ya existente problemática de falta de acceso al agua en general que afecta a todo el condado de Turkana, y al que se ha ido respondiendo con acciones concretas a lo largo de los años, hace ahora más urgente las intervenciones para hacer posible que todos los habitantes tenga acceso a agua con regularidad.

El proyecto está dirigido a la mejora de las infraestructuras de agua en la zona de influencia de la MCSPA como es Lokapetemoe. Es un pueblo donde actualmente no tienen agua potable, la gente sobrevive gracias al agua del lago Turkana tanto para la higiene personal como para el consumo humano. El agua del lago Turkana no es apta para el consumo humano debido a sus altos niveles de alcalinidad y su contenido en minerales y metales pesados perjudiciales para la salud.

La perforación de este pozo intentará mejorar el acceso de la población y de sus animales a un punto de agua limpia permanente, evitando las migraciones a otras zonas en busca de agua, previniendo conflictos por recursos entre clanes y sobretodo para la salud de la población. Además, en estos momentos se hace urgente proteger a la población de la pandemia dándoles acceso a agua para poderse proteger del contagio.

 

El pozo se realizará con una perforadora alquilada a una compañía en Lokichoggio, (Turkana) que tiene suficiente experiencia en la zona. Esta perforadora permite llegar a una profundidad de mas de 100 metros en caso de que fuese necesario y así poder llegar a los acuíferos que se nutren de los ríos estacionales.

La población beneficiaria contribuye con un pago simbólico de cabras para darle mayor participación y sentido de pertenencia con las nuevas infraestructuras. 

Para reforzar esta acción y asegurar el buen funcionamiento de las infraestructuras se establecerá un Comité de Agua, el cual estará formado por 4 personas (hombres y mujeres) escogidas por la comunidad para recibir formación durante una jornada en temas de cuidado y preservación de este recurso.

Esta acción está enmarcada en un programa más amplio para abastecer a la población Turkana de fuentes de agua. Con la construcción de presas para el almacenamiento de agua de lluvia, tanto de piedra como de tierra (construidas con excavadora). La construcción de estas presas ha asegurado que el nivel de agua subterránea de estas zonas se haya mantenido incluso durante las épocas de sequía.

De los 6 puntos identificados este sería de extrema urgencia, pues la comunidad no cuenta con ningún punto de agua limpia y se caracteriza por mantener enfermedades crónicas por aguas contaminadas.

La población beneficiaria directa serán los pobladores de la zona de Lokapetemoe (unas 700 personas) y Nariokotome  Anam (unas 4.800 personas).

Las actividades que se llevaran a cabo para conseguir el proyecto del pozo serán:

  1. Identificación de puntos de agua por parte de un zahorí.
  2. Confirmación de estos puntos por parte del geólogo.
  3. Informe del geólogo y permisos a las autoridades gubernamentales.
  4. Movilización de las máquinas perforadoras.
  5. Suministros de diésel.
  6. Instalación de la bomba manual o solar
  7. Formación del Comité del Agua