junio 9, 2020 por

Muketurri, Etiopía. Informe sobre la Residencia «Maite Iglesias Home» para 48 estudiantes. 2019

En el curso 2019 se aceptaron 9 nuevas chicas provenientes de los poblados aledaños de Muketuri para estudiar los estudios de secundaria.  Estas chicas no habrían podido estudiar sin la ayuda de poder vivir en la residencia. Las 39 restantes ya estaban residiendo y han continuado sus estudios.

Se está consiguiendo el objetivo de dar la oportunidad de mujeres de la zona rural el acceso a estudios secundarios.

Un total de 48 chicas han residido en la Maite Iglesias Home, realizando sus estudios en la escuela secundaria y preparatoria de Muketuri.

Durante el curso 2019, 11 chicas se graduaron de su escuela secundaria en Muketuri, y todas pasaron el examen nacional para pasar a la universidad. Están ya estudiando en universidades nacionales en diferentes ciudades del país. Varias de ellos visitaron la residencia en su periodo de vacaciones y han animado a las residentes a aprender inglés en preparación para sus estudios universitarios.

Las restantes 37 chicas han estudiado los grados 9º, 10º y 11º. De las 13 que estudiaron grado 10º, después del que hay un examen nacional para poder continuar con el 11º, 10 pasaron el examen y continúan en la residencia. 2 de ellas han dejado los estudios y una esta estudiando estudios técnicos de contabilidad y viviendo en la residencia.

Se ha aceptado a una chica de 24 años, Alem,  que está estudiando 11 grado que tiene una discapacidad importante provocada por una caída cuando tenía 10 años que le ha dejado secuelas de movilidad importantes. Se realizó una reunión con las residentes para repartir las tareas de ayudar a Alem a cocinar, cargar agua, lavar ropa.

Todas las estudiantes residen de lunes a viernes en la residencia. Los fines de semana algunas van a sus pueblos a buscar la comida que, después cocinan en la residencia.

En la residencia se realizan clases de inglés todos los martes y los jueves a cargo de voluntarias. En estas clases se aprovecha para dar temas de geografía, historia, distintas profesiones, talleres de manualidades.

Un encuentro mensual se ha realizado para hablar del buen funcionamiento de la residencia y remarcar la obligatoriedad de asistir a las clases de inglés.

Se repartieron herramientas y semillas y las estudiantes prepararon la tierra para el huerto de la residencia. Se cosecharon remolachas, zanahorias, cebollas, coles, que se repartieron por cursos para su consumo.

La encargada de la residencia, “procter”, ha realizado satisfactoriamente sus actividades de formar a las residentes para mantener la residencia limpia y ordenada, con turnos, el funcionamiento de la cocina, y ha mantenido la disciplina de horarios y de comportamiento.

Se han realizado actividades deportivas en 2 ocasiones y se han organizado cenas de convivencia en 3 ocasiones.

Ocho de las residentes han participado de actividades de voluntariado en el programa de atención a niños desnutridos en el Cetro Materno Infantil San José de Muketuri

 

Este proyecto ha tenido un gran impacto ya que las estudiantes a parte de tener la oportunidad de continuar sus estudios, están expuestas a relacionarse con personas de otros países, aprender inglés, y convivir con otras chicas.

Aunque la convivencia es un reto para ellas crecen en tolerancia a las diferencias étnicas, capacidades y opiniones diferentes.