septiembre 3, 2019 por

MEJORA DEL ACCESO AL AGUA PARA LA POBLACIÓN NÓMADA DE LAS PLANICIES DE TURKANA Y SUS GANADOS. 2019

Dentro de los límites del sub-condado de Kibish en Turkana Norte, cubriendo una extensión de 14.000 km2 habitada por una población de aproximadamente 37.000 habitantes, fundamentalmente nómada ó semi-nómada y que vive casi exclusivamente de sus ganados. El territorio abarca lo que se conoce como el Triángulo de Illemi, una región en disputa entre Kenia, Etiopía y Sudán del Sur y actualmente bajo la administración Keniana. Es una región básicamente montañosa y de climatología semi-árida, con precipitaciones de entre 200-400mm/año y temperaturas que oscilan entre los 20-40ºC. Actualmente existen alrededor de unas 50 balsas diseminadas por todo el territorio.

La falta de agua es el principal problema que atenaza la supervivencia de los habitantes de Turkana y que condiciona al mismo tiempo su desarrollo. Las cíclicas sequías que asolan el territorio y las escasas y erráticas precipitaciones hacen de este un lugar difícil para la subsistencia. La última en 2017 acabó con la vida de miles de cabezas de ganado y llevó a graves problemas de deshidratación y anemia a la franja más vulnerable de la población (niños, ancianos y embarazadas). El sustento de los habitantes de la zona dependen aún hoy en gran medida de sus animales. Durante los últimos años se ha ido tejiendo una extensa red de pozos y balsas a lo largo y ancho del territorio, que posibilita el acceso al agua de calidad tanto a los pastores nómadas y sus animales como a la creciente fracción de la población que está en fase de transición al sedentarismo. Dichas balsas en muchos casos son la única fuente de agua para los animales así como para una incipiente agricultura. Las balsas sufren la erosión de las escorrentías y se colmatan de sedimentos tras las épocas de lluvias. La experiencia acumulada en las últimas décadas muestra la necesidad de llevar a cabo un mantenimiento periódico de dichas infraestructuras, so pena de convertirse en infraestructuras inútiles y exponer a la población nuevamente al azote de la sed y del hambre. Dada la inmensa extensión del territorio se hace imprescindible seguir dotándolo de tanto de nuevas balsas como de “limans” para garantizar la continuidad de la tradición nómada y de la agricultura.

El  proyecto consiste en dotar a Turkana Norte de un servicio de mantenimiento de las infraestructuras de almacenamiento de agua existentes, ya sean presas ó balsas de tierra, para asegurar el acceso al agua de los animales por todo el territorio siempre que las lluvias lo permitan. Y más recientemente el favorecer la implantación de esquemas agrícolas de pequeña escala que puedan hacer uso del agua de las balsas ó de la construcción de limanes. La unidad cuenta con el equipamiento básico necesario además de un vehículo TT, un almacén y una oficina en la Misión de Lobur, pero precisa de mayor inversión en equipamientos y formación para poder ampliar los servicios. Se incluye dentro de las prioridades del proyecto la adquisición del software necesario para el diagnóstico computerizado de la máquina bulldozer y la formación del personal técnico para su correcto uso e interpretación.

Pretendemos con este proyecto los siguientes objetivos:

  • Apoyar la introducción de la agricultura en Turkana mediante la promoción del acceso al agua para las incipientes huertas que empiezan a diseminarse por todo el territorio y la explanación de tierras de labor.
  • Asegurar el acceso al agua de los animales mediante la creación de nuevas infraestructuras de almacenamiento de agua y el mantenimiento de las ya existentes.
  • Crear un sentimiento de pertenencia en las comunidades locales mediante su contribución puntual por cada balsa ejecutada y/ó reparada, y su participación activa en el proceso de selección de los lugares y el diseño de las balsas.
  • Crear una base de datos de la infraestructuras existentes y sus características y estado, que permita una gestión eficaz de las infraestructuras de agua en la zona, y la ubicación prioritaria de futuras instalaciones.
  • Diagnosticar y diseñar las actuaciones necesarias en las balsas existentes.
  • Dotar de los medios adecuados para la prestación del servicio de manera eficiente y técnicamente adecuada.

 

LOS BENEFICIARIOS DE ESTE PROYECTO SERAN:

Directos:

-las comunidades locales y los proyectos de agricultura que sean usuarios de una infraestructura de agua en la zona definida en la “ubicación”; se han contabilizado hasta 34 comunidades con una población total estimada en el territorio objetivo del orden de los 37.000 habitantes.

-cientos de pastores semi-nómadas y sus animales que beben a diario en las balsas diseminadas por todo el territorio.

Indirectos:

-el medio ambiente y la cultura tradicional Turkana, al permitir el mantenimiento de las infraestructuras el continuar con el pastoreo como principal actividad económica y social de la zona evitando a la vez las aglomeraciones de la población en grandes núcleos que terminan por sobreexplotar los recursos hídricos, el avance de la deforestación, y la degradación del medio en general.

Las actividades que queremos realizar para llevar adelante este proyecto son:

  1. Mantenimiento del equipo técnico y administrativo del proyecto.
  2. Adquisición de un stock de repuestos necesarios para la actividad.
  3. Continuar equipando con herramientas necesarias para la actividad.
  4. Dotación de un kit informático para el análisis computerizado del estado mecánico y eléctrico del bulldozer y la formación del personal técnico para su uso e interpretación.
  5. Formación continua del equipo técnico.
  6. Ejecución de dos nuevas balsas.
  7. Rehabilitación de dos balsas existentes.
  8. Construcción de tres limanes (pequeñas balsas para uso agrícola).
  9. Explanación de 15 hectáreas para la instalación de nuevas tierras de labor.