abril 13, 2020 por

Lobur. Turkana. Kenia. Informe sobre Surcos en el Desierto, Programa de agricultura. 2019

Objetivos:

  • Introducir agricultura del desierto sostenible en la zona noreste de Turkana, como herramienta para el desarrollo. 
  • Propone demostrar que es posible cultivar productos agrícolas en Turkana, y dar soporte a  quienes escojan la agricultura como su actividad vital.
  • Propone dar soporte a futuros agricultores en la zona, proporcionándoles  acceso a los cultivos apropiados y otros inputs agrícolas, formación en tecnologías agrícolas, seguimiento continuo, así como acompañamiento en el proceso de producción y en el acceso a los mercados de consumidores. 

 Resultados:

  • Operar a escala familiar y de comunidad.
  • Asegurar la sostenibilidad del proyecto en manos de una gestión local.
  • Desarrollar un Sistema de Soporte que proveerá a los granjeros locales seguimiento continuo, mantenimiento de recursos de agua, acceso a inputs agrícolas y a los mercados.

Continuamos con los cursos de formación para turkanas, mujeres y hombres indistintamente, para formar en agricultura en el desierto y que lleguen a ser agricultores. Y seguimos, como parte prioritaria del proyecto, apoyando a los agricultores una vez empiezan su propia huerta.

Durante el año 2019, hemos realizado dos cursos y hemos graduado a 30 nuevos agricultores.

Este 2019 hemos realizado:

  • Dos cursos de formación de 5 meses de duración cada uno, de enero a junio y de agosto a diciembre.
  • Un seminario de promoción y refuerzo para la Asociación de agricultores.
  • Visitas a todas las huertas cada tres semanas por el equipo móvil de voluntarios.
  • Los beneficiarios directos son los 300 agricultores y sus familias, los 3000 niños de los centros nutricionales regentados por la mcspa que tienen huertas en sus recintos, los 4000 niños de las escuelas primarias de la zona, y todos los habitantes que ahora pueden comprar verduras y frutas en sus localidades.
  • Continuo seguimiento de la plantación de datileras, que llegaron en marzo de 2017, gracias a la colaboración con KKL, organización israelí. De ellas han sobrevivido 37 y este año se ha insistido en conseguir más ramales para trasplantar.
  • Phone House como parte fundamental para el mantenimiento y continuación de este programa
  • Consolidación de la relación con el Muthaiga Rotary Club en Kenia, en su aportación a la compra de todo el material que se le entrega a cada graduado para empezar su propia huerta.
  • Y seguimos nuestro convenio también con DKA Germany y New Ways que están siendo fundamentales para la implementación del programa.

También hemos dado el paso a tener a un manager de Kenia, hasta ahora siempre había sido de Israel. Esto es un gran paso ya que queremos que el programa sea cada vez más local, que dependa menos de la ayuda externa en cuestión de personal. Si que hemos seguido recibiendo voluntarios de Israel. Y seguimos con el asesoramiento de los expertos israelíes a través de Arava Institute of Enviroment, nuestro socio en el proyecto.

Después de 7 años de programa este año estamos confirmando la integración de la agricultura en Turkana Norte. Cada vez hay más turkanas que nos piden asistir a los cursos viendo una clara oportunidad de forma de vida. Ya han visto ejemplos muy claros de que es una forma sostenible de negocio para la familia. Hemos conseguido tener huertas en una de las zonas más áridas de Turkana, que es la de Todonyang.

 Seguimos con la consolidación en los diferentes grupos de agricultores, como los agricultores de Kaikor, Kopotia o Lokichar area. En este momento tenemos 108 huertas operando activamente. Parte del programa es que la Asociación de agricultores de Turkana Norte, San Isidro, vaya siendo más sostenible e independiente. Estos grupos de agricultores van creciendo en conocimiento en agricultura y en establecer mejores técnicas de marketing. Buscamos formar grupos de agricultores que estén en el mismo lugar o área para que puedan trabajar juntos y se pueda buscar mejor mercado para los productos. Uno de los propósitos más firmes del programa es que los graduados sean cada vez más independientes. Para que el programa sea sostenible y exitoso los agricultores deben proveerse de semillas, fertilizantes y pesticidas.

 Nuestro equipo de expertos y voluntarios israelíes han realizado un excelente seguimiento de los nuevos agricultores visitando las huertas cada dos semanas. También hemos tenido 2 voluntarios kenianos que han participado en un convenio entre Israel y Kenia en agricultura donde pasan un año en Israel.