febrero 7, 2020 por

LOBUR, TURKANA. KENIA. CONSTRUCCIÓN AULA PARA LOS NIÑOS DE 2 A 4 AÑOS EN LA ESCUELA INFANTIL. 2020

Turkana es el distrito más grande y a la vez menos desarrollado de Kenia. La misión de Lobur se encuentra en el norte de Turkana, en el llamado Triángulo de Ilemi – un territorio en disputa entre las fronteras de Kenia, Etiopía y Sudan del Sur – con una población de alrededor 40.000 habitantes. Es una zona semiárida con altas temperaturas y escasas lluvias. La población es mayoritariamente pastoralista.  Es una zona propensa a los conflictos entre las diferentes comunidades vecinas (robo de ganado, bandidaje, asesinatos) debido a los limitados puntos de agua y pastizales que tienen que recorrer para alimentar al ganado, la falta de oportunidades económicas alternativas, la sequía prolongada reduciendo el número de cabezas de ganado y la mal informada práctica cultural entre otros. Es una zona remota y marginada con falta de servicios sociales y de infraestructuras (escuelas, hospitales, carreteras) y la mala política comunitaria es prueba de ello.

Después de dos años de funcionamiento de la escuela infantil de Lobur necesitamos un aula nueva para los niños de 2 a 4 años, lo que llamamos la baby class. Hasta este momento los niños más pequeños están en el patio de la escuela sin tener su propio espacio y poder hacer actividades específicas para su edad.

Por ello queremos construir un aula de 7 m2 de diámetro dentro de la parcela de la escuela. Se va a seguir el mismo formato de aula que las de preescolar. Será circular siguiendo un diseño orgánico con las construcciones locales.

Los niños de 2 a 4 años tendrán su propio espacio para recibir formación en buenas condiciones.

Al estar a cierta distancia de las dos aulas existentes de infantil, los niños de preescolar se podrán concentrar mejor y no tendrán las distracciones de los más pequeños.

Con esto beneficiaremos a 50 niños y niñas de entre 2 y 4 años.

Las actividades que llevaremos a cabo son:

Funcionamiento rutinario de una guardería.

Dos comidas al día, de lunes a sábados para todos los niños.

Creación de una huerta para que los niños vayan familiarizándose con la agricultura

Intervención de voluntarios de diferentes partes del mundo para aportar nuevos métodos.