febrero 4, 2020 por

LOBUR, MITAD NORTE DE TURKANA. KENIA. SURCOS EN EL DESIERTO, AGRICULTURA COMO SEGURIDAD ALIMENTARIA E INDEPENDENCIA ECONÓMICA. 2020

En el condado Turkana, la mayoría de la población viven en situación de hambruna crónica. el pastoreo y la pesca actuales no pueden suministrar alimento suficiente debido a la explosión demográfica registrada. Una alternativa complementaria a las anteriores es la introducción de la producción agrícola. El proyecto se centra en la formación de agricultores locales y el apoyo a largo plazo de sus actividades sobre el terreno

La Comunidad Misionera de San Pablo Apostol, después de décadas creando una red de recursos acuíferos en su zona (presas, embalses y pozos), y de gran implicación con la población local, inició proyectos agrícolas piloto con éxitos dispares. En 2009, algunos miembros se pusieron en contacto con dos agencias de cooperación israelíes, Brit Olam y Arava Institute for Environmental Studies, y juntos formularon un programa a largo plazo de introducción de agricultura especializada en zonas semidesérticas,  “surcos en el desierto”.

El programa básicamente consiste en la capacitación de grupos de 16 personas de Turkana en la huerta modelo de la misión de Lobur, durante un periodo inicial de 6 meses. Reciben una completa formación en agricultura del desierto, desde hacer el abono, preparar la tierra, aprender las cualidades de cada cultivo,   Luego se les apoya en la instalación de un sistema de riego por goteo en sus localidades para huertas de 500 a 1000 m2, y el equipo móvil de monitorización les visita cada dos semanas para evaluar su progreso y apoyarles en las dificultades. Cada graduado toma bajo su supervisión a dos asistentes, quienes a su vez pueden graduarse después de un año de prácticas.

En la primera fase (2012-15) los esfuerzos se concentraron en la agricultura de autosuficiencia. A partir de 2016 el horizonte se expande a promover agricultura comercial con la introducción de palmeras datileras en la granja modelo. También queremos promover la creación de mercados para promover la introducción de las verduras y frutas en el ámbito familiar. Los esfuerzos se encaminan a la consolidación de los grupos por zonas de agricultores que tienen mejores posibilidades de desarrollar la agricultura. La creación de la Asociación Saint Isidore Turkana Farmers Association, SITFA, ayuda a promover el cooperativismo entre los agricultores para conseguir más autonomía y presencia ante el gobierno local.

El objetivo es reducir la pobreza sobre todo en la zona noreste de Turkana, enseñando a la población local (aproximadamente 140.000 personas) a cultivar sus alimentos en un entorno muy árido (agricultura del desierto),  y así podar obtener seguridad alimentaria e independencia económica.

Todos los habitantes de Turkana (un millón cuatrocientas mil personas) son beneficiarios potenciales. Los beneficiarios directos son los 235 nuevos granjeros y sus familias, los 12.000 niños de los Centros Nutricionales regentados por las misiones que tienen huertas en sus recintos, los 4.000 niños de las escuelas primarias de la zona, y todos los habitantes que ahora pueden comprar verduras y frutas en sus localidades.

ACTIVIDADES:

  • Cursos formativos para 16 personas en la granja modelo cada seis meses (enero-junio; julio-diciembre). Los alumnos viven en la huerta modelo recibiendo una extensa y completa formación en agricultura del desierto: desde hacer el abono, preparar la tierra, aprender las cualidades de cada cultivo y como cultivar, dejar registro escrito, cosechar,…
  • Visitas periódicas a todas las huertas (120 funcionando por el momento) cada dos o tres semanas por el equipo móvil del programa. En estas visitas se supervisa a los agricultores apoyando en los problemas que se encuentran y motivándoles para su persistencia. También se les provee con semillas, fertilizantes y equipamiento que necesiten.
  • Creación de pequeños mercados de venta de productos agrícolas. Al ser una cultura nómada no ha habido ninguna tradición de mercado; en estos tiempos los turkana se están asentando y los mercados pueden empezar a tener su utilidad.
  • Puesta en marcha de la primera cooperativa de agricultores en Turkana “San Isidro”, para transportar y comercializar sus productos. El programa realiza un seminario al año para reunir a todos los agricultores registrados en la asociación y poder formarles y mejorar para reforzarles como grupo.