abril 16, 2020 por

Kokuselei, Turkana. Kenia. Informe sobre la respuesta a la desnutrición infantil provocada por la sequía. 2019

Los objetivos y resultados esperados en este proyecto durante 2019 son:

    • Garantizados que los niños menores de 6 años de Turkana puedan comer cada día.
    • Garantizado el acceso al agua, la higiene y la salud de los niños menores de 6 años de Turkana.
    • Formado a las madres en oficios que beneficien a sus familias especialmente a sus niños.
    • Promovida la producción de alimentos a través de actividades agrícolas.
    • Promovida la educación infantil a través de diferentes actividades de preescolar.

El proyecto es una intervención integral continuada contra la desnutrición en la primera infancia, sostenida por el trabajo en red gracias al compromiso de los comités de las madres que hacen posible el funcionamiento diario, la formación de los madres y niños beneficiarios, y el compromiso y presencia permanente de los miembros de la MCSPA en Kokuselei.

Los beneficiarios de los Centros Materno Infantiles durante el 2019 fueron 815 niños menores de 6 años que asisten regularmente a las 10 Unidades Nutricionales Infantiles en las comunidades seminómadas. Gracias a Emalaikat 600 niños, del total de beneficiaros, fueron cubiertos.

Durante este año, la distribución de comida se llevó a cabo mensualmente, gracias al vehículo de la misión. Los caminos siguen siendo una dificultad para la distribución de alimentos y para cualquier otra actividad de seguimiento, por lo que fue necesario su permanente mantenimiento por la comunidad local. Además, la clínica móvil ha realizado visitas rutinarias a los diez centros materno infantiles de forma mensual para: Seguimiento nutricional de los niños (revisión de talla y peso), vacunación, formación personalizada sobre salud a las madres de los comités, revisión general del estado de salud de los niños, especialmente sobre las enfermedades más comunes de los niños como: malaria, infecciones oculares, heridas por quemaduras y enfermedades de la piel, detección, atención y remisión de casos médicos al dispensario y/o al hospital de Lodwar para los casos más complejos.

Algunos centros materno-infantiles tiene huertas que contribuyen a mejorar la dieta de los niños y también a enseñar y animar a sus padres a realizar actividades relacionadas con la agricultura.

El responsable del proyecto coordina las actividades y supervisa permanentemente el funcionamiento de los centros infantiles. Dentro de los aspectos positivos a destacar este año es el compromiso de todos los comités de madres que han permitido el adecuado funcionamiento de los centros, es decir, han prevenido que 815 niños sufran desnutrición infantil en una zona árida donde los habitantes sufren una situación de hambre endémica.