agosto 28, 2019 por

Kokuselei, Turkana. Kenia.Atención específica a los ancianos dependientes de la zona. 2019

La población beneficiaria directa son los 126 ancianos registrados en el programa.De entre toda la población de adultos mayores de la zona de Nariokotome, tanto de la zona del lago como de las montañas, se han seleccionado estas personas en concreto por ser la que viven una situación de dependencia y precariedad de recursos para su subsistencia. La población beneficiada indirectamente son los mas de 12.000 habitantes de la zona de Nariokotome, especialmente los que se encuentran con la situación de tener ancianos dependientes a su cargo y sin recursos para atenderlos.

 

 

Este proyecto se desarrollará en el valle de Kokuselei, en las montañas a una hora del lago Turkana. El distrito de Turkana North, se encuentra a 900 Km de Nairobi, capital de Kenia. La zona es de difícil acceso y junto con la frontera de Sudán y Etiopia constituye un lugar remoto al que apenas llega transporte público.

El problema más grave para los turkana desde hace aproximadamente cincuenta años son las sequías periódicas que conllevan a situaciones de hambre y de pobreza endémica. La alimentación de la población turkana depende totalmente de sus ganados, lo cual genera una situación de fragilidad ante las sequías, en las cuales pierden sus animales creándose así situaciones que ponen en riesgo su vida.

A lo anterior se añade que el distrito Turkana es una zona semidesértica, remota y de difícil acceso que cuenta con escasas infraestructuras sanitarias, educativas, viales, de comunicación y de extracción y recolección de agua. Esto explica, por qué aún en épocas donde las sequías no son tan prolongadas, la población se encuentra en extrema pobreza y con limitadas posibilidades de cambiar su situación.

Es por ello, que desde el año 1961, se están realizando diferentes programas de desarrollo tanto de la Iglesia como de otras organizaciones. La MCSPA lleva a cabo programas a mediano y largo plazo, que buscan que todos los sectores de la población mejoren sus condiciones de vida. Actualmente cuenta con diferentes programas: Agua, Salud, Nutrición, Educación, Agricultura, que han dado resultados positivos a lo largo de los últimos 31 años.

Por la extrema pobreza en la que vive la comunidad Turkana en general y en particular en las zonas remotas donde todavía la subsistencia depende del pastoreo semi nómada hace que los grupos de población más vulnerables en todos los aspectos sean los niños, las mujeres y los ancianos.

Por lo general los ancianos son muy respetados y tenidos en cuenta mientras siguen activos y pueden valerse por si mismos. Cuando la perdida de facultades y de ayudar a la comunidad en su trabajo ordinario quedan a veces relegados a ser los últimos en recibir alimento y las necesidades básicas pues se priorizan los fuertes y que pueden ser productivos para la comunidad. Mientras algunas familias tiene la capacidad de compartir los medios de los que disponen entre todos sus miembros, para los que viven en situación más precaria se ven forzados a desatender a los ancianos ya dependientes. En muchos casos, especialmente las ancianas, prefieren dar su comida y su ropa a los niños antes que comer ellos. Algunos por su envejecimiento físico son incapaces de acercarse a los centros de asistencia médica.

Por este motivo establecemos este programa de atención a los ancianos dependientes mediante el cual reciben una donación de alimentos mensualmente, ropa, enseres, material de reparación de sus chozas y disponen de atención sanitaria gratuita en nuestros centros de salud. Cada uno dispone de una tarjeta de identidad con su fotografía de manera que si ellos no pueden desplazarse pueden recoger los alimentos o avisar de su enfermedad algún pariente o vecino.

APOYO PARA SU ALIMENTACIÓN

Asegurar una comida diaria a los ancianos es fundamental para asegurar una vejez más digna. El compromiso es dar un lote de comida cada mes, que de lo contrario no conseguirían:

arroz, maíz y judías, harina de maíz, azúcar, mantequilla, té, jabón, bolsas y sacos para empaquetar

 

APOYO PARA SU SALUD

Gracias a nuestro Programa de Salud de Nariokotome y su Clínica Móvil podemos atender a los ancianos cuando están enfermos. Cada anciano cuenta con un carnet que le permite recibir atención médica o informar cuando tiene una emergencia para poder atenderle o trasladarle al dispensario más cercano. Para ello es necesario:

Realizar visitas domiciliarias cada mes para revisar su estado de salud.

Realizar un seguimiento especial con quienes están enfermos.

Atención oftalmológica. Traslado a Lodwar para cirugías de las habituales dolencias en los ojos.

 

APOYO PARA SU VIVIENDA

La vivienda de las familias en Turkana es muy precaria, el trabajo de la construcción de sus “mañatas” es trabajo de la mujer. Esta tarea se complica cuando la mujer es mayor y no puede mejorar su vivienda por falta de material local (ramas) o por su estado de salud. El compromiso es ayudar a los ancianos con materiales necesarios para mantener su vivienda y que puedan vivir más dignamente. Algunos de estos materiales son:

Plásticos para techos

Makuti (material local para techos comprado a orillas del lago Turkana)

Esteras locales