octubre 13, 2019 por

GIDA, VALLE DE ANGAR GUTEN, ETIOPÍA. PROGRAMA PARA LA MEJORA DE LA SITUACIÓN NUTRICIONAL Y EDUCATIVA DE LA POBLACIÓN PREESCOLAR .2019

El poblado de Gida se encuentra dentro del Valle de Angar Guten que es una vasta extensión de tierra, de 15.000 km2 aproximadamente, situada en la región de Wollega Este y al norte del pueblo de Nekemte. Este último, es el pueblo principal de la zona con una población de 80.000 habitantes aproximadamente, situado a 400 Km. al oeste de la capital de Etiopía, Addis Ababa.

El valle de Angar Guten toma su nombre del río Angar que lo cruza por el sur y de su principal pueblo, Guten.  La altitud del valle es de 1.380 m. Y está habitado por cuatro grupos étnicos: Oromo, Gumuz, Amhara y Tigray

La población del valle vive esencialmente de la ganadería y de la agricultura, teniendo rebaños de vacas, ovejas y cabras, principalmente. El clima y la tierra permiten una gran variedad de cultivos, pero no todos ellos son producidos en la zona debido a la falta de conocimientos y recursos de la población. Únicamente plantan antes de las lluvias, semillas de maíz y sorgo, pero si las lluvias no son abundantes y vienen de forma irregular, se pierden las cosechas, dejando a las familias sin alimentos para el resto del año.

La desnutrición acaecida durante los primeros años de vida puede retardar el crecimiento del niño. El cerebro y en general todo el sistema nervioso tienen su máximo crecimiento en los 3 primeros años de vida. De allí que la desnutrición infantil, y la subalimentación crónica podrían ocasionar un retraso en el crecimiento cerebral, reducción de su tamaño y el consecuente menor desarrollo intelectual. Así, los 3 primeros años de vida más la fase prenatal, son los periodos más importantes en términos de desarrollo mental, físico y emocional. El cuidado de la salud, la nutrición y la estimulación psicosocial temprana puede prevenir la desnutrición y su impacto sobre el aprendizaje. (Nutrición y educación. Comité permanente de nutrición del sistema de las Naciones Unidas, 2002).

La malnutrición, entendida como nutrición deficiente o inadecuada, afecta principalmente a niños menores de 5 años, aunque también a niños en edad escolar y a mujeres gestantes y tiene como consecuencias el bajo rendimiento escolar y una gran variedad de enfermedades prevenibles. Según estadísticas del distrito, el 8% de los niños menores de 5 años se encuentran severamente desnutridos, el 64% tienen retraso en el crecimiento y el 47% están bajo peso. En las mujeres gestantes está demostrado que si durante el embarazo mantienen un buen estado nutricional, tendrán un hijo mucho más saludable.

El proyecto se lleva a cabo en el Valle de Angar Guten donde la MCSPA esta presente desde el año 1993, en el que el Vicariato Apostólico de Nekemte, a través de su obispo, Monseñor Fikre Mariam, que invitó a la MCSPA a ocuparse de la atención sanitaria y social de la población del valle.

Desde entonces está en marcha el Programa Integral de Desarrollo del Valle de Angar Guten, ejecutado por la MCSPA, el cual incide sobre una población aproximada de 80.000 personas, entre las que más de 15.000 son niños menores de 5 años, con una clínica y dos puestos de salud de atención curativa y preventiva, tres guarderías y un amplio programa de producción agrícola y desarrollo de los recursos acuíferos.

El proyecto consiste en la mejora de la situación nutricional y educativa de la población preescolar de Gida a través de un Centro Materno Infantil donde en el año 2018 han asistido cerca de 158 niños en edades comprendidas entre los cuatro y seis años de edad.

En el Centro Materno infantil los niños/as reciben educación pre-escolar y una comida diaria rica en proteínas y vitaminas. De esta forma se suple la falta de educación pre-escolar existente en el pueblo.

Cada tres meses se hacen controles de peso y talla a los niños y charlas de nutrición, salud e higiene a las madres.

La limpieza del centro está a cargo de las madres de los niños/as que asisten a la guardería, ellas se organizan por turnos. Las familias contribuyen con un pago mensual de 50 ETB (Ethiopian Birr) aunque el 20% de los padres de los niño/as no pueden pagar. En este último caso un día al mes ayudan en la cocina y la limpieza del terreno del centro.

Dada la ubicación de Gida, este centro será un centro piloto desde el que se identificarán los problemas de la población materno-infantil.

Los beneficiarios directos del proyecto serán:

Los 170 niños/as de Gida de edades comprendidas entre 4 y 6 años que asistirán a la guardería de Gida y 170 mujeres, que serán madres de los niños, que recibirán charlas de nutrición, higiene y prevención de enfermedades. 

Los beneficiarios indirectos del proyecto serán:

Los 87.000 habitantes del Valle de Angar Guten.

LAS ACTIVIDADES QUE SE LLEVARAN A CABO SON:

– Educación preescolar y una comida diaria para 170 niños/as entre 4 y 6 años, repartidos en tres aulas por edades.

– Educación sobre nutrición, salud e higiene a las madres.

– Se llevara a cabo un control regular de peso y talla de los niños cada tres meses.

– Los niños/as reciben educación a cargo de 3 maestras y tres ayudantes etíopes.

– Se realizará un programa de educación pre-escolar con un plan educativo para niños/as de 4, 5 y 6 años. Al programa educativo se incorpora la adquisición de hábitos de higiene personal y ambiental. La educación es en inglés y amhárico.

– El centro cuenta con una cocinera para la preparación de la comida y una ayudante.

– La limpieza del centro está a cargo de las madres de los niños/as que asisten a la guardería, ellas se organizan por turnos. Las familias contribuyen con un pago mensual de 50 ETB (Ethiopian Birr) aunque el 20% de los padres de los niño/as no pueden pagar. En este último caso un día al mes ayudan en la cocina y la limpieza del terreno del centro.

Dada la ubicación de Gida, este centro será un centro piloto desde el que se identificarán los problemas de la población materno-infantil.