EVALUACIÓN PROYECTO SALUD NUTRICIONAL MIZAN TEFERI 2017-2019


A finales del año 2017 se inició un proyecto de salud nutricional para el Jardín Infantil Saint Joseph de la ciudad de Mizan Teferi. Este proyecto consistía en complementar la alimentación de los niños que asisten al jardín infantil con frutas, verduras, leche, huevos y maní, de manera de poder revertir las cifras de desnutrición existentes. Se realizó una primera evaluación de la intervención en julio del 2018, en la cual se pudo observar que la prevalencia de desnutrición se redujo en un 5%. Durante los meses de enero y febrero de 2019 se realizó una nueva evaluación, cuyos resultados se presentan a continuación. 

CARACTERÍSTICAS GENERALES

El Jardín Infantil Saint Joseph cuenta con 132 estudiantes, divididos en tres cursos: KG1, KG2 y KG3, teniendo a la fecha 55, 44 y 33 alumnos, respectivamente. La evaluación nutricional realizada entre los meses de enero y febrero del 2019 logró una cobertura de un 95,5%, correspondiente a 126 niños. De ellos un 43,2% corresponde a niñas y 56,8% a niños con edades entre 3 a 6 años, con la siguiente distribución: 15,0% 3 años; 15,8% 4 años; 38,8% 5 años y 29,4% 6 años. 

EVALUACIÓN DEL ESTADO NUTRICIONAL 

Dentro de las evaluaciones realizadas en el chequeo médico a los niños del jardín infantil se midió peso, talla, circunferencia de brazo y pliegue tricipital. Con estas medidas se pudieron calcular los indicadores antropométricos Peso/Edad (P/E), Peso/Talla (P/T), Talla/Edad (T/E) e IMC/Edad (IMC/E). Para determinar el estado nutricional se utilizó P/T para los menores de 5 años e IMC/E para aquellos de 5 años o más, además de T/E. Para realizar el cálculo del z-score se usaron los programas WHO Anthro y WHO AnthroPlus, para < 5 años y ≥ 5 años, respectivamente. 

De acuerdo con la referencia de evaluación antropométrica de la OMS se determinó que un 62% de los niños se encuentra con estado nutricional normal, un 16% se encuentra en riesgo de desnutrición y un 21% con algún grado de desnutrición (aguda o crónica) (Gráfico 1). 

Al evaluar los resultados de la evaluación de circunferencia de brazo, de acuerdo con lo indicado por el MUAC, sólo un 0,8% de los niños (n=1) presenta desnutrición aguda definido por este criterio, un 5,5% se encuentra en riesgo de desnutrición y el 93,6% está normal.  

Por otra parte, la reserva de masa grasa, determinada a través de la medición del pliegue tricipital, indica que un 67,5% de los niños presenta algún grado de déficit. Sin embargo, cabe destacar que está es una medida indirecta de la reserva de masa grasa y fue analizado mediante las tablas de Frisancho (Am J Clin Nutr; 1981), las cuales no son representativas de la población etíope. Esta medida resulta importante de ser evaluada de manera individual para poder hacer seguimiento a aquellos niños que se encuentran bajo peso y ver si reserva de masa grasa va en aumento.

COMPARACIÓN CON EVALUACIONES ANTERIORES

Al comparar los resultados obtenidos de le evaluación de enero-febrero de 2019 con la de julio de 2018, se obtiene que la desnutrición en los niños del Jardín Infantil Saint Joseph se redujo en un 10% en un periodo de 6 meses, aproximadamente, y en un 15% en comparación con octubre de 2017 (Gráfico 2). 

Por otro lado, al comparar la evolución del indicador T/E se puede observar un aumento en el porcentaje de niños en la categoría de normal. Sin embargo, hubo un aumento en el porcentaje de niños dentro de la categoría de riesgo y desnutrición crónica moderada (Gráfico 3). Cabe destacar, que la comparación puede inducir a error ya que el número de niños es diferente al de julio de 2018 debido al alto ausentismo escolar, que fue uno de las dificultades mencionadas en aquella medición. 

En cuanto a la comparación del indicador T/E por edades se tiene que, a excepción del grupo de 5 años, aumentó el porcentaje de niños dentro de la categoría normal. Además, la desnutrición crónica moderada y severa disminuyó en todas las edades a excepción de aquellos de 6 años. 

ANÁLISIS DE LAS INTERVENCIONES REALIZADAS 

            La incorporación de leche y huevos aumenta de forma significativa el aporte de proteínas en la dieta de los alumnos, además de hierro y calcio, fundamentales para su adecuado crecimiento y desarrollo. Por otro lado, las preparaciones del almuerzo siempre incorporan verduras como acelga, espinaca, zanahoria, ajo y/o cebolla las cuales complementan la nutrición de los niños con múltiples micronutrientes. Sin embargo, en algunas ocasiones las cocineras no añaden el cereal (arroz o fideos) a las preparaciones de legumbres, las cuales son fundamentales para lograr el adecuado aporte de aminoácidos esenciales. Además, se sugiere en caso de ser posible incorporar un alimento proteico a la preparación de pasta con salsa de tomate de manera de poder hacerlo más completo, por ejemplo, se podría agregar huevo revuelto. Es por ello que se sugiere una modificación al menú, principalmente para variar las preparaciones y lograr un adecuado consumo de los alimentos. 

El proyecto de salud nutricional ha tenido bastante éxito ya que ha logrado reducir en un 15% la desnutrición crónica en un poco más de un año. Resulta importante mantener el aporte de estos alimentos a la nutrición de los alumnos, así como también supervisar la adecuada preparación y consumo de estos. La manipulación de los alimentos es un aspecto fundamental para la prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos (ETAs) que puedan generar problemas gastrointestinales y malabsorción de nutrientes y predisponen a la pérdida de peso. Por ello la educación a manipuladoras de alimentos y profesoras es un aspecto en el cual se debe insistir constantemente. 

No obstante, se debe tener precaución en la interpretación de estas cifras ya que la población evaluada cambió producto del recambio de estudiantes, los niños del KG3 anterior ya no se encuentran en el jardín infantil, así como también nuevos alumnos llegaron. Por otro lado, es importante investigar adecuadamente la edad de los niños ya que esto afecta directamente en la evaluación nutricional y determinación del estado nutricional, generalmente es de acuerdo con lo referido por la profesora, pero sería importante averiguar la fecha de nacimiento. Finalmente, se sugiere tener identificados a aquellos niños que presentan desnutrición crónica o aguda y evaluar su asistencia al colegio, qué porcentaje de la comida consumen realmente, así como también evaluar la factibilidad de brindar algún tipo de apoyo a la familia o aumentar el aporte de alimentos dentro del jardín infantil. 

CONCLUSIONES

            El proyecto de salud nutricional ha generado un impacto positivo en el estado nutricional de los alumnos del Jardín Infantil Saint Joseph, reduciendo de forma significativa la desnutrición y aumentando la calidad de la alimentación en cuanto a macro y micronutrientes. Es importante continuar realizando evaluaciones periódicas para determinar el estado nutricional de los niños y poder realizar las modificaciones necesarias a la minuta del jardín infantil. Se espera que con las sugerencias mencionadas se pueda mejorar el aporte de aminoácidos en la alimentación de los niños, prevenir las ETAs y continuar reduciendo aún más las cifras de desnutrición.