Erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud. 2 de Diciembre, Día internacional para la abolición de la esclavitud.

El día internacional de abolición de la esclavitud se celebra el 2 de diciembre en conmemoración al 2 de diciembre de 1942 fecha en la que la Asamblea Nacional de las Naciones Unidas aprobó el Convenio para la represión de la trata de personas y la explotación ajena.  

A día de hoy nos resulta incluso difícil pensar en la esclavitud tal y como la tenemos entendida… ¿Hay personas esclavas? Nos suena como algo “prehistórico”. Sin embargo, el objetivo del día es reclamar la erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud como pueden ser: la trata de personas, la explotación sexual, el trabajo infantil, el matrimonio forzado, el reclutamiento de niños para utilizarlos en conflictos armados…

Cuando hablamos de Etiopía conviene saber que el código legal tradicional etíope, recogía oficialmente la esclavitud en la estructura de la sociedad de este país. Por ello a principios del siglo XX, de una población total de aproximadamente once millones de personas,  se sabía, oficialmente, que había entre dos y cuatro millones de esclavos

Sólo cuando Etiopía trató de unirse a la Liga de las Naciones en 1923, cambió su política. El poder pertenecer a esta Liga requería que se aboliese la esclavitud es por ello por lo que el regente etíope de aquel momento, Tafari Mokonnen Woldemikael declaró, en 1942, que la trata de personas esclavas desde aquel momento sería considerado un grave delito. Tafari se convirtió en el conocido y emblemático emperador Haile Sellasse I y mientras él estuvo al frente, continuó con el programa de abolición de la servidumbre.

¿Por qué si la esclavitud ha sido abolida, El Papa Francisco renueva constantemente su llamamiento para acabar con lo que él denomina “formas modernas de esclavitud”? ¿A qué se debe esta preocupación? ¿Qué quiere decir esclavitud moderna?

La pobreza, el subdesarrollo y la exclusión, la falta de acceso a la educación, una realidad caracterizada por las escasas, por no decir inexistentes, oportunidades de trabajo”, esto es también esclavitud.

El 1 de enero del 2015 en la Jornada Mundial de la Paz el pontífice dijo “Todos estamos llamados a ser libres, todos a ser hijos y, cada uno de acuerdo con su responsabilidad, a luchar contra las formas modernas de esclavitud”.

Desde la Fundación Emalaikat y de la mano con la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol nos damos por aludidas a esta llamada e intentamos aportar nuestro granito de arena.

¿Cómo?

Una de las misiones fundamentales de esta fundación es acercar el agua a las regiones más rurales y desfavorecidas de Etiopía. ¿Y qué tiene que ver la construcción de pozos con la esclavitud? Que una familia tenga acceso, a unos pocos metros, a un pozo de agua implica que, la hermana mayor podrá ir a la escuela ya que podrá librarse de una larga caminata cargando litros y litros en aquellos “jerrikans” amarillos. El que tengan un pozo al lado implicará que sean capaces de regar el huerto durante la época seca y no tengan que ser esclavos del mercado, depender del dinero que ingresan o no para poder comer. Tener agua implica que las/os más pequeñas/os de la casa puedan bañarse, asearse, y así evitar enfermedades posibles relacionadas con el higiene.

Desde la Comunidad también luchamos para evitar las esclavas sexuales, o “amas de casa a la fuerza”. Mientras estudian, aquellas niñas que pertenecen a pueblos donde no tienen escuelas, necesitan migrar al pueblo más cercano que tenga acceso a la secundaria o al bachiller, es por ello que tienen que aceptar servir a una familia para tener alojamiento y no pagar una renta. Buen trato, ¿no?

No.

Estas niñas de entre 12 y 17 años se convierten en estudiantes, cuidadoras de bebés, limpiadoras, cocineras y, si la ocasión lo “merece”, serán también la esclava sexual del cabeza de familia el cual podrá dejar embarazada y a continuación echarla, esta niña será repudiada en su familia tras su regreso y no será capaz de acabar sus estudios. No es un caso en particular, son muchos.

La gente que tiene problemas de salud mental,  discapacidades ya sean físicas o intelectuales, también sufren marginación y exclusión, otras de las formas de esclavitud moderna que el Papa mencionaba. Desde la MCSPA trabajamos por y para la inclusión de todas estas personas, acogiendo y dando oportunidades a personas con el VIH, tratándolas como lo que son, seres humanos. Creando espacios que acogen y trabajan con autistas, paralíticos/as cerebrales, síndromes de down… Creando comunidad, entre personas muy diferentes pero con los mismos derechos y ganas de vivir.

Más de 40 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud moderna, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Las mujeres y las niñas se ven afectadas de manera desproporcionada por esta lacra, representando el 71 por ciento del total, casi 29 millones. Del total de víctimas, un 25% son niñas y niños, alrededor de 10 millones. Se calcula que 15,4 millones de personas eran víctimas de un matrimonio forzado en un momento dado en 2016. Además, alrededor de 152 millones de menores están sujetos a trabajo infantil…

La esclavitud sigue siendo un problema actual en nuestra sociedad, es un problema que afecta a todas y a todos, por lo tanto es nuestro deber intentar combatirla porque si la ignoramos nos estaremos posicionando con el papel opresor en lugar de con la persona oprimida. 

Sofía García–Ramos Fojón