BOLETÍN NOVIEMBRE y DICIEMBRE 2019

Queridos lectores:

Parece que el tiempo vuela en Turkana, pues ya es hora de cerrar el año 2019.

Ha sido un año acompañado de muchas lluvias, especialmente en los últimos meses. Es increíble ver toda el área que nos rodea verde, aunque eso conlleva más insectos y mosquitos, nuestro principal enemigo, junto con la imposibilidad de poder realizar algunas de nuestras clínicas móviles debido al barro que nos impide acceder a nuestros puntos de atención.

NOVIEMBRE:¡GRAN RETO! COMBATIR LA MALARIA

Durante el mes de noviembre seguimos luchando contra la malaria. Con muchos inconvenientes ya que, al estar en pleno brote, sufrimos un desabastecimiento de tests de diagnóstico e incluso empezamos a darnos cuenta de que el tratamiento estaba escaseando, lo que nos ayudó a tener más presente que nunca el buen uso de la medicación que tenemos.

Fue durante este mes cuando recibimos un encargo de medicación por parte del Gobierno, la verdad es que fue un alivio ver el almacén tan lleno de cajas cargadas de medicación, pero a pesar de ello, seguíamos con algunas carencias, que seguimos intentando suplir.

Durante este mes llevamos a cabo un total de 10 clínicas móviles, en las que la charla principal fue el uso adecuado de medicación. A veces parece absurdo repetir una y otra vez las mismas charlas, pero nos hemos dado cuenta de la importancia de la misma, ya que la medicación occidental es “nueva” para nuestros pacientes, y a veces no entienden los horarios ni como conservar la medicina. Para evitar intoxicaciones o que la medicación se ponga en mal estado, repetimos una y otra vez esta charla, así como nos aseguramos de que los pacientes entienden como tomarse la medicación antes de marcharse a casa.


URGENCIAS Y ANEMIAS

En cuanto a las urgencias que hemos atendido, además de muchos casos de malaria, algunos de ellos severos, parece que fue el mes de las anemias. Algo que nos preocupa bastante, ya que tuvimos que derivar a dos casos por una anemia severa, que requería transfusión sanguínea inmediata, otro de nuestros grandes retos, pues ni siquiera en Lodwar está siempre disponible. Además de las anemias, tuvimos una picadura de araña en un niño de 13 años, al que tuvimos que observar durante tres días, porque no terminaban de desaparecer los efectos de la picadura. También tuvimos una picadura de escorpión en una mujer de 24 años, pero las picaduras de escorpión tienen fácil solución.

OTROS CASOS ESPECIALES ATENDIDOS

Como casos más complicados tuvimos a una mujer que presentaba episodios de taquicardia con desmayos, por lo que fue derivada a Lodwar para realizar un estudio cardiológico, que resultó normal. Un bebé de 10 meses con una neumonía, que presentó crisis convulsivas que no remitían, su madre decidió llevarse a casa, a pesar de los riesgos. Por último atendimos el parto de un feto muerto en uno de nuestros puntos de atención de clínica móvil.

LABOR DE FORMACIÓN

A parte de estas urgencias, hemos realizado actividades formativas para los estudiantes de agricultura sobre reproducción y enfermedades de transmisión sexual, nutrición y primeros auxilios.
A finales de mes comenzamos con una revisión médica a los trabajadores con un 90% de participación, y que continuó durante el mes de diciembre.

En cuanto a nuestro personal, hemos cambiado de conductor y Sande ya no nos acompaña, siendo Ben Zulu, un turkana que vive en Lobur, nuestro nuevo conductor. Además, nuestra enfermera Elvirah decidió dejarnos, para seguir sus sueños y encontrar un futuro mejor cerca de su familia.

DICIEMBRE, ¡RELANZAMOS EL LABORATORIO!

Durante nuestro último mes del año dimos de nuevo la bienvenida a Martín Buenache, enfermero madrileño que nos acompaña por tercera vez, después de haber estado como encargado del proyecto en el año 2016, haber realizado un estudio sobre parasitología en el año 2018 y ahora viene a relanzar nuestro laboratorio y llevar a cabo un estudio sobre anemias, lo cual nos viene genial, después de haber visto varios casos severos en el mes anterior.

Durante este mes hemos llevado a cabo un total de 11 clínicas móviles, en el que volvimos a centrar nuestra charla mensual en la malaria, debido al brote que ya se había iniciado en noviembre, y también aprovechamos para repasar la brucelosis, enfermedad transmitida por la ingesta de leche sin pasteurizar.


DIAGNÓSTICOS CON EL LABORATORIO

Gracias a los servicios de laboratorio, hemos podido atender a los verdaderos casos de malaria porque, como os comentaba en el mes de noviembre, los tests de diagnóstico escaseaban, hasta que nos quedamos sin “stock” y no hubo respuesta por parte del gobierno. Sin un diagnóstico por microscopia teníamos dos opciones: Tratar a todos los pacientes con sospecha de malaria, o no tratarlos.

La primera opción iba en contra de nuestra segunda encrucijada, los tratamientos estaban escaseando, pero no solo en Lobur, en todo el Sub Condado! Con una simple muestra de sangre y un poco de paciencia, obtenemos un diagnóstico claro y nos centramos en tratar a los más vulnerables. De hecho, tuvimos varios casos de malaria severa e incluso una malaria cerebral, que salió adelante.

Siguiendo con la suerte de tener a Martín con nosotros, hemos podido diagnosticar a tres pacientes con Kala-azar o Leishmaniosis, una enfermedad muy común en los pastores, que se transmite por la picadura de las garrapatas. El tratamiento de esta enfermedad solo esta disponible en los hospitales cuando la enfermedad se acompaña de anemia, por lo que derivamos a nuestros pacientes y actualmente estamos intentando conseguir medicación para evitar tantos traslados.

Gracias a los diagnósticos de laboratorio, también tuvimos el caso de una mujer embarazada con parásitos en heces, que fueron identificados y la mujer pudo tratarse adecuadamente.

OTROS CASOS Y TRASLADOS

Entre las urgencias atendidas durante este mes, hemos vuelto a tener casos de anemias severas, ambos derivados para transfusión.

Hablando de traslados, también tuvimos que trasladar a un joven diagnosticado de VIH, con sospecha de tuberculosis, que tristemente falleció al poco de abandonar nuestros servicios en busca de tratamientos tradicionales.

Otros casos atendidos fue una mujer deshidratada por un proceso diarreico, cortes en cara secundarios a un accidente de moto, picaduras de serpientes y arañas.
Durante el mes de diciembre también llevamos a cabo una campaña de vacunación contra la Polio, en colaboración con el Gobierno local.

Para despedirnos, queremos actualizaros sobre Asibitar. Diciembre fue nuestro último mes de quimioterapia, y se la ve más sana y activa que nunca.
No sabemos como agradeceros todas vuestras aportaciones, por pequeñas que fueran, para ayudar a Asibitar, que actualmente acude a la guardería de Lobur y está aprendiendo a hablar en cuatro idiomas!

¡GRACIAS POR VUESTRO APOYO, OS DESEAMOS LO MEJOR PARA EL 2020!

Josephine, Bendetta, Iona, Steven, Robert, Martín y Ben Zulu.