julio 17, 2018 por

VALLE DE KOKUSELEI-TURKANA. KENIA.REPARACIÓN Y MANTENIMIENTO DE LAS INFRAESTRUCTURAS ACUÍFERAS.

Establecer un equipo de 3 técnicos para reparar y mantener las infraestructuras acuíferas de la zona de impacto de Kokuselei, 22 puntos de agua que afectan a 7.000 personas.

Como colaborar

 

En el condado de Turkana North, donde la población se encuentra en estado de marginalidad por carecer de infraestructuras sanitarias, educativas y de comunicación, etc. La población es semi-nómada y depende de sus rebaños de cabras, burros y camellos. El agua y los pastos representan un valor incalculable para la supervivencia de las familias y de su sistema de vida, pues la alimentación depende de la sangre mezclada con leche. Si hay escases de pastos y agua las familias quedan en estado de vulnerabilidad, especialmente, niños, mujeres embarazas y ancianos.

Con las periódicas y contantes sequías este sistema es cada vez más frágil, como estrategia para paliar los efectos de la sequía y ofrecer mejores oportunidades la MCSPA desde hace varios años mantiene un programa de promoción de infraestructuras acuíferas tales como la construcción de presas de roca y de tierra, perforación de pozos.

Los pozos permiten el acceso de agua limpia a las comunidades y a los rebaños, dentro del territorio que cubre la Misión de Kokuselei se mantiene 22 infraestructuras acuíferas que van desde: molinos de viento, pozos manuales y bombas solares.

Cuando un punto de agua deja de funcionar se incrementa el número de enfermos por uso de aguas contaminadas como diarreas, parásitos, etc.; las mujeres tienen que recorrer varios kilómetros al día para conseguir agua y los pastores tienen que recorrer más kilómetros para conseguir agua poniendo en riesgo la supervivencia del ganado, por tanto, el sustento para las familias.

De ahí la necesidad de mantener un equipo constante de técnicos que reparen los puntos de agua en tiempo breve.

El proyecto busca mantener las infraestructuras de agua como pozos manuales, molinos, tanques, tuberías, etc. que prestan un servicio de acceso a agua limpia a las comunidades locales.

Para ello es necesario contar con un equipo de fontaneros especializados, tener las herramientas necesarias y tener los repuestos en la zona.

Para ello se acopiará los repuestos más comunes en las reparaciones, se comprará las herramientas necesarias para cada infraestructura (pozo, molino, bomba solar, etc.) se capacitará a tres técnicos para que puedan atender las diferentes emergencias en los 16 puntos

Para garantizar la sostenibilidad del proyecto, se reforzará a los comités de agua en cada comunidad en la buena gestión de los pozos con un seminario formativo de tres días.

El buen funcionamiento de las infraestructuras acuíferas durante todo el año beneficiará a 7.000 personas, por tanto, contribuir al bienestar de las comunidades, especialmente en la salud de los niños y mujeres reduciendo las enfermedades causadas por el uso de agua contaminada. Además, tiene un fuerte impacto para la mujer ya que tendrá más tiempo para otras actividades como los huertos familiares y sus hijos no enfermaran tanto lo cual representa un aporte significativo para ellas y la comunidad.