julio 18, 2018 por

KOKUSELEI-TURKANA.Formación Integral y empoderamiento comunitario a través del Centro de Formación Konokono.

 La gran mayoría de las mujeres de la zona no sabe leer ni escribir y son las que se quedan como responsables de los hijos y animales pequeños cuando los hombres se marchan por varias semanas con los rebaños adultos de cabras, camellos y burros a pastar. Estas migraciones pueden durar meses. Esta situación deja a la mujer en situación de vulnerabilidad pues no cuenta con otras herramientas que le ayuden a sostener a su familia.

Además tradicionalmente las mujeres se casan muy jóvenes y no acceden a la escuela o formación de ninguna clase, pese a que ellas son las que mas participan de los diferentes programas sociales.

También son ellas las que menos cuentan en toma de decisiones a nivel comunitario, pues la cultura paternalista está muy marcada en la zona.

El centro Konokono, busca ser una herramienta de apoyo para todos aquellos que se encuentren en estado de vulnerabilidad.

Como colaborar

Dentro de las actividades que se desarrollan están las de formación en: clases de alfabetización; charlas sobre manejo del alcohol, salud e higiene, agricultura, etc.

Una vez tengan una base mínima de estudios en lecto-escritura, las mujeres paulatinamente podrán seguir a la siguiente fase de promoción y generación de ingresos mediante oficios básicos de creación de artesanías con materiales locales, etc.

También se ha creado la oficina de bienestar social donde se ofrece un acompañamiento continuo a lo largo del proceso y una orientación personalizada a las mujeres participantes. Para que ellas puedan avanzar en su proceso de empoderamiento. Desde esta oficina se impartirán cursos no formales de autoestima, trabajo en grupo, formación de grupos y seminarios educativos con videos de auto ayuda, es decir, un programa de Escuela para la Vida.

A través de estas acciones se crea la base para construir un sistema de formación integral y de futuro desarrollo económico productivo con mujeres emprendedoras del valle de Kokuselei.  Con ello se mejora sus condiciones de vida y se amplían sus oportunidades de participación, organización y gestión económica productiva.