abril 20, 2018 por

KENIA- LOBUR. Surcos en el Desierto.

Seguimos trabajando y mejorando nuestro proyecto estrella de agricultura.

La Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol que trabaja en el Norte de Kenia,quiere seguir facilitando la producción agrícola en esta zona desértica en la que vive. Todo lo obtenido sirve de complemento alimenticio para los trabajadores y sus familias, para los niños de sus escuelas, guarderías  y unidades nutricionales y el excedente se utiliza para iniciar un comercio local.

Durante todos estos años, los futuros agricultores se han formado y siguen haciéndolo en la granja modelo de la misión de Lobur. Pasan 6 meses formándose allí y después de celebrar su graduación vuelven a sus localidades donde se les apoya en la instalación de un riego por goteo en sus huertas de 500 a 1000 m2

No les dejamos solos, el equipo móvil (formado por jóvenes israelitas) les visita cada dos semanas para evaluar su progreso y apoyarles en sus dificultades. Cada graduado, a su vez, toma bajo su supervisión a dos asistentes, quienes, tras un año de practicas se pueden graduar. Hay ya 90 huertas funcionando por el momento.

Al principio los esfuerzos se concentraron en la agricultura de autosuficiencia (2012-15) pero a partir de 2016 el horizonte se expande a promover agricultura comercial con la introducción de palmeras datileras en la granja modelo.

Para facilitar y ayudar a este proyecto se esta desarrollando la primera cooperativa de agricultores turkana “San Isidro” para transportar y comercializar sus productos.

Como colaborar

Todos los habitantes de Turkana (un millón de personas) son beneficiarios potenciales de este proyecto. Los beneficiarios directos son los 235 nuevos granjeros y sus familias, los 3000 niños de los centros nutricionales regentados por la MCSPA que tienen huertas en sus recintos, los 4000 niños de las escuelas primarias de la zona y todos los habitantes que ahora pueden comprar verduras y frutas en sus localidades.

Todo el proyecto de Surcos en el desierto es una iniciativa conjunta con dos agencias de cooperación israelíes, Brit Olam y Arava Institute for environmental studies.