agosto 19, 2015 por

ETIOPÍA – Los que antes no estaban, ahora pueden estar

En la mayoría de los lugares de Etiopía, los niños con algún tipo de discapacidad son invisibles, simplemente no están. La mayoría no sobreviven, la vida es demasiado dura y los alimentos demasiado escasos para dar de comer a un ser que no se puede mover por él mismo…

tigist -Aula casos especiales

Como colaborar

LOCALIZACIÓN DEL PROYECTO: Misión de Muketurri, Etiopía.

VER UN VÍDEO SOBRE NUESTRO TRABAJO EN MUKETURRI  

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

Carro para casos especiales

 A veces, la resistencia de la naturaleza humana nos sorprende: en el año 2009, los miembros de la MCSPA encontraron en el pueblo de Sale, a 3 km de Muketuri, en una cabaña de barro y ramas, dos niños de 5 y 7 años respectivamente con una parálisis cerebral: Tigist y Workine. Sus padres los habían alimentado como pudieron, eran seis hermanos, no los habían sacado nunca de la casa por miedo a que la gente se alejara de ellos al verlos. Está muy arraigada la creencia entre la población de que estos niños son un castigo y además, da mala suerte estar en contacto con ellos.

  • Dos niños con parálisis cerebral asisten al Centro Materno Infantil de Muketuri, Etiopía. Workine de 12 años, Tigist de 8 y Abebe de 4 años son hermanos y viven en Sale, un pueblo a 3 kilómetros de Muketuri en Etiopía.
  • Cuando les conocimos estaban desnutridos y nunca habían salido de su casa. Desde el Centro Materno infantil de Muketuri se empezó a llevarles comida, lavarles y jugar con ellos. el cambio fue muy prometedor. Ahora asisten cada día al Centro San José desde su pueblo en una carreta tirada por un caballo. Vienen a las 9 de la mañana, los bañan, les dan masajes y ejercicios, comen y a las 15 horas los devuelven a su casa.
  • Esto es insólito en la zona, donde a los niños con alguna minusvalía no se les saca de las casas. Los niños del centro están encantados de jugar con ellos, les quieren mucho.
  • Después de muchos meses de ir a darles de comer, bañarlos, estimularlos, muchas personas intervinieron en su mejora además de los miembros de la MCSPA, voluntarios, fisioterapeutas, personas que han aportado los fondos necesarios, visitantes que trajeron cochecitos para que fuera más fácil sacarlos a pasear, a ver el sol. Ha sido un proceso de mejora y de descubrir el mundo para ellos apasionante.
  • En el mes de septiembre de 2010 nos planteamos integrarlos al Centro Materno Infantil San José: para ellos era un reto ver a otros muchos niños, y para los otros niños fue un reto verles a ellos, nunca habían visto niños que no pueden hablar, ni caminar, y se mueven de una manera descoordinada. Ya no eran dos, también el otro hermanito más pequeño, Abebe, tiene problemas de autismo, así que de momento, quedó integrado en el equipo.
  • El primer problema fue encontrar quien quisiera trabajar cuidándoles. La primera persona a quién se lo propusimos fue a Aberash, la madre de Yohannes, un niño que en el 2007 llevamos a España para operarle del corazón. Ella sabía qué es luchar por la vida de un hijo. No sin reticencias, aceptó. Deribe, una chica joven que necesitaba trabajar porque su madre está enferma: también con reticencias, pero aceptó. Para las dos esto era nuevo, creyeron en lo que “las foranjis” (extranjeras) les decían: que eran niños como cualquier otro, que no pasa nada malo por relacionarse con ellos.
  • Primero iba el coche todos los días a buscarlos, después había que buscar una solución para cuando el coche no está, y encontramos una solución: una carreta tirada por un caballo. Vienen todos los días a las 9.30 y se van a las 15 horas, comen, se bañan, juegan, les hacen masajes. 

RESULTADOS OBTENIDOS:

Lourdes con Tigist

  • El cambio de Workine y Tigist ha sido espectacular, y como suele pasar en estos casos, los que estamos en contacto con ellos recibimos mucho de ellos y hacen que salga lo mejor de nosotros.
  • Ha sido fantástico el espectáculo de ver cómo los otros niños han dado la bienvenida a los tres “special needs children” (niños con necesidades especiales). Salen al recreo con los demás y muchos se pelean por darles besos, cantarles. Incluso se han inventado canciones citando sus nombres. Los mayores miran atónitos, pero no se atreven a frustrar la espontaneidad de los niños.
  • Ahora ya son parte del Centro, de la apuesta por un mundo mejor. Un mundo donde los que no estaban, pueden estar. Está planeado que tengan su propia aula, para poder hacer ejercicios, andar con caminadores, queda mucho por hacer. 

GRACIAS POR SER GOTAS PARA LA VIDA DE LOS NIÑOS ESPECIALES DE ETIOPÍA!!!!

Clases especiales

En nombre de todos ellos queremos agradecer a los que han puesto su granito de arena, amigos y benefactores de Emalaikat, que han ayudado para que este sueño se hiciera realidad.

TIGIST: EMBAJADORA DE LOS ESPECIALES DE Muketurri, Etiopía.

VER VÍDEO CON HISTORIA DE TIGIST

Tigist embajadora

Tigist Alemu, “Miss Etiopía”, como la llaman en el Puerto Santa María, es una niña etíope, de Sale, un pueblo a 3 km de Muketurri. Ella y su hermano dos años mayor que ella, Workine, tienen una enfermedad congénita que les incapacita casi para todo, no hablan, no andan, no comen solos… pero eso sí, sonríen, sobre todo Tigist. Tiene una sonrisa cautivadora que no deja indiferente al que la conoce.

  • Tigist vivió los primeros 5 años de su vida en una choza de su pueblo, sobre un camastro juntos a su hermano Workine. No salieron nunca a la calle porque este tipo de enfermedades están mal vistas y consideradas una maldición. Casi por milagro sobrevivieron, aunque en un estado de desnutrición muy avanzado, cuando miembros de la MCSPA supo de ellos y los invitó al programa quincenal de rehabilitación de niños desnutridos, como parte del programa integral en la zona de Muketuri.
  • Después de la visita de un fisioterapeuta se planteó la posibilidad de que Tigist viajara a España para recibir rehabilitación y educación especial una vez se supiera en concreto el diagnóstico. Así que Tigist después de hacer todos los permisos en Etiopía y en España viajó al Puerto de Santa María (Cádiz) y fue acogida por la familia Miranda Liaño.
  • Tigist asiste a una escuela especial y día a día mejora sus movimientos, autonomía y comunicación.
  • Seguramente no podrá valerse por ella misma nunca, por su enfermedad pero lo que seguramente se conseguirá es que desarrolle al máximo sus posibilidades reales.
  • Tigist es la “conocida” de un grupo de niños con necesidades especiales que desde hace dos años se han incorporado al Centro Educativo materno infantil San José en Muketuri. En el año 2012 se ha construido un aula para ellos, son cuatro niños con dos cuidadoras.
  • Los otros 320 niños del Centro lejos de rechazarlos se deshacen en carantoñas y juegos con “los especiales”. Todos quieren ir a jugar y bailar en el aula especial.

Tigist comiendo

A Tigist la hemos nombrado “embajadora de los especiales”, para que en el tiempo que esté en España alrededor suyo vaya surgiendo el compromiso de mantener de forma permanente que estos cuatro niños puedan continuar yendo al centro. Tigist es conocida en el Puerto Santa María, pero lo es más en Muketuri, donde ha creado una expectación muy grande. Es la que rompió el maleficio de los niños especiales, ella mejoró, y demostró que su vida vale. Los demás le siguen, su vida al incorporarse al centro ha cambiado completamente, en el centro les lavan, les dan de comer, les hacen ejercicios, les cantan, en definitiva, alguien les tiene en cuenta.

Alrededor de ellos la población de Muketuri ha cambiado su concepción de estos niños, que no se podrán valer por sí mismos nunca. En una sociedad donde se lucha por sobrevivir estos niños lo tienen más difícil que nunca.

GRACIAS POR HACER QUE LOS QUE NO ESTABAN PUEDAN ESTAR

Lourdes abraza a Tigist

Gracias a los colaboradores que hicieron posible que Tigist viajara a España y sobre todo a Lola, Luis, África y Guadalupe, la familia Miranda Liaño por abrir su casa y su corazón a Miss Etiopía.

CARTA DE TIGIST DESDE ESPAÑA

Tigist-etiopia

Hola, me llamo Tigist ¿os suena raro?, ¡claro porque nací en Etiopia, África! y, desde hace ya tres años, soy alumna del colegio Mercedes Carbó.

Mis padres de acogida siempre dicen que, seguramente, si no fuera por mi cole, yo ya no podría seguir quedándome en España. Y es que esa frase que siempre dicen las madres de: “¡es que el colegio a mi me da la vida!” puedo decir que, en mi caso, es ¡LITERALMENTE CIERTO!

Le he pedido a “mamá Lola” que ella escriba mis pensamientos porque, aunque yo no pueda hablar, sé que ella sabe exactamente lo que pienso (seguro que los que estáis leyendo esto habéis tenido esa sensación con vuestros hijos ¿a que sí?. Recuerdo como si fuera ayer cuando llegué al cole. ¡Nunca había visto unas ventanas con unos cristales tan grandes y las puertas eran chulísimas, con dibujos muy divertidos! Pero, sin duda, lo que más me gustó fue, que la primera persona que salió a recibirnos, Mati (la directora), tenía una gran sonrisa y ¿adivináis a quién saludó primero? ¡a mí!. Por fin alguien no me miraba raro, y no me hablaba diferente…yo creo que tenía ganas de ser mi amiga ¡eso me encantó!. Yo miraba a “mamá Lola” y “papá Luis” con los ojos muy abiertos y sonriendo mucho, mucho, para que notaran que me estaba encantando este cole ¡y que quería venir aquí!. Resultó que mis nuevos papás también sonreían mucho, así que entendí que ese iba a ser mi cole a partir de entonces. Dormí del tirón esa noche…respiré hondo….y recordaba…recordaba… por todo lo que yo había tenido que pasar allí en mi tierra.

Familia Tigist en etiopia

De donde yo provengo los niños como yo no suelen sobrevivir. Yo y mis hermanos, que también tienen graves problemas de salud, vivíamos tirados en el suelo de la chabola. No nos tocaban porque piensan que se contagia y nos tenían “escondidos” porque no entienden que esto sea una enfermedad, piensan que es un “mal de ojo” o que llevamos “el diablo dentro” y cosas así. Durante cuatro años permanecimos allí donde apenas comíamos o bebíamos algo que nos arrojaban y donde jamás nos dio la luz solar. Pero, gracias a Dios, nuestra suerte cambió el día que las misioneras de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol vinieron a conocernos, a cuidarnos y, sobre todo, a querernos. A partir de entonces han sido y serán siempre nuestros “ángeles de la guarda”.

Gracias a ellas, ahora mis padres, y el resto de las personas del poblado, están aprendiendo poco a poco que no pasa nada por tocarnos y que si nos dan amor nosotros lo devolvemos por partida doble.

Tigist con sus hermanas de acogida

Ahora tengo todo lo que podría desear. Vivo muy cerquita del cole con mi nueva familia que me quiere muchísimo: tengo dos súper-hermanas: la mayor es África y tiene 11 años, le encanta venir al cole con mamá a recogerme, darme tropecientos besos, darme el desayuno los sábados, jugar conmigo, participar y ayudar en la fiesta de fin de curso de mi cole…¡es tan buena que es imposible no quererla! y Guada, que tiene 7 años, casi siempre me da la merienda y me hace reír un montón, ¡siempre está pendiente de mí, es súper simpática y la quiero mucho!. Con papá Luis ¡se me cae literalmente la baba! y me encanta cuando él me baña ¡no paramos de reírnos!. Y mamá Lola…bueno ¿qué puedo decir de una mamá que quiere con locura a su niña africana y que vernos a toda la familia así de bien es lo que más feliz le hace del mundo? Creo que mamá Lola, si pudiera, fletaría un avión entero de niños necesitados para cuidarlos y quererlos. Ah! y no me quiero olvidar de Luda, es Ukraniana, y viene a casa todos los días a ayudar a mamá ¡porque yo doy bastante trabajo! Es muy buena conmigo y yo la quiero mucho también.

Añadiré que yo voy feliz a mi colegio en España donde tengo amigos y gente que se preocupa por mí, me quiere y siempre me hacen sonreír: la profe Pili que es muy buena y cariñosa conmigo y mi familia; Rosa, la fisio, con la  que me lo paso pipa en la piscina y que siempre está pendiente de mi mejoría; soy feliz en el comedor donde tienen una riquísima comida y toda la paciencia del mundo para que todos estemos bien atendidos y casi siempre me dan yogur ¡que saben que me chifla!; voy contenta al patio donde juego al solecito con mis amigos; y encima ¡hacemos un montón de excursiones y actividades!. Y bueno…eso no es todo… ¿sabéis quién del cole vino a Etiopía a conocer al resto de mi familia allí y echar una mano en el aula de los especiales de las misioneras? Pues sí: Mati, la dire, aquélla que tanto me sonreía el primer día y que yo estaba segura que quería ser mi amiga: no me equivocaba ¿verdad?

En fin, ahora entiendo por qué en la puerta del Mercedes Carbó pone que es un “colegio especial”. 

¡Amaseguenalo!* Mercedes Carbó

*”gracias” en Amhárico, lengua que se habla en mi poblado.

EVENTOS RELACIONADOS CON ESTE PROYECTO

coctail-muketurri-noticias

Cóctel benéfico en Cádiz para el aula de niños especiales de Muketurri, Etiopía

Se han recaudado 3.820€

FEDA Cádiz (La Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness) colabora con “Ángeles del agua” para donar fondos a Emalaikat.

En esta tercera aventura los protagonistas y organizadores del Cyclon Day suman sus esfuerzos para contribuir con lo recaudado a la Fundación Emalaikat, la cual ayuda a niños como Tigish. Conocer a Tigish fue lo que nos motivó a crear el proyecto ángeles del agua , nos reconocían desde la delegación de FEDA Cádiz, gestionada de forma excelente por Sonia Díaz. Os dejamos un vídeo acerca de esta niña tan especial de Etiopía que nació con más problemas de los que son normales en su país y a la que esta organización y su familia española han ayudado a mejorar su vida, a comer, a bañarse, a sonreir y a poder ser lo más feliz posible.

Más información sobre III Cyclon day

coctel cadiz-evento

Hotel Tryp Melia la caleta en Cádiz, ha organizado dos años consecutivos, diversos  cóctel benéficos para recaudar fondos para financiar los proyectos de Etiopía, donde Tigist fue la gran invitada de dichos eventos.

 

cartel-coctel-cadiz
 
Galería de Fotos Cóctel Tryp Melia: 

 

tigist-aula casos especiales-etiopia

Galería de Fotos