julio 11, 2018 por

ANDODE, ANGAR GUTEN. ETIOPIA. PUESTA EN MARCHA DE HUERTOS FAMILIARES Y EXCAVACIÓN DE POZOS.

QUEREMOS CAPACITAR A 30 MUJERES DE ANDODE PARA LA PRODUCCION DE HORTALIZAS Y EL CUIDADO DE ÁRBOLES FRUTALES.

Como colaborar

Etiopía es uno de los países más pobres del mundo. De acuerdo con las estadísticas del PNUD en relación con los indicadores de desarrollo humano tiene la posición 171 de 174 países, sólo antes de Burkina Faso, Níger y Sierra Leona.

La tasa de mortalidad infantil es 112/1000, la mortalidad de menores de 5 años es de 172/1000, la tasa de fecundidad es de 6,1 hijos por mujer y la esperanza de vida es de 41,7 años. El 52% de la población es menor de 18 años de edad y según estadísticas de  UNICEF (2002), la tasa de escolarización de la población alcanza el 30%.

El alto índice de desnutrición dificulta el desarrollo físico y psicológico de los niños.

La desnutrición en las primeras etapas de la vida puede retrasar el crecimiento del niño. El cerebro, pero en general todo el sistema nervioso, tiene el máximo crecimiento dentro de los 3 primeros años de vida. Por eso, la desnutrición infantil puede provocar un retraso en el crecimiento cerebral, disminución del tamaño y, en consecuencia, un menor desarrollo intelectual. Estos años son los más importantes en el desarrollo físico y psicológico. La atención temprana es fundamental para prevenir la desnutrición y el impacto de esta sobre el aprendizaje y desarrollo de los niños. (Nutrición y Educación. El Comité Permanente del sistema nutricional de las Naciones Unidas, 2002).

Este proyecto permitirá empoderar a las mujeres a través de clases prácticas de agricultura, un curso de cocina para la preparación de una dieta equilibrada y charlas de salud, nutrición e higiene, con el objetivo de mejorar el nivel nutricional de las familias y al mismo tiempo de toda la población. Las mujeres van a asistir al curso 2 veces a la semana.

La población ha mostrado interés en este programa porque la mayor parte del curso es práctico y las mujeres pueden repetirlo en sus casas. Al final del curso los participantes reciben herramientas, semillas y árboles frutales.

Entre ellas harán grupos de 5 mujeres para compartir un pozo. (Las cuales firman un acuerdo de compartir el agua para riego). EN TOTAL CONSTRUIREMOS 6 POZOS MANUALES.

Las mujeres que terminan el curso tienen un papel importante en la transmisión de conocimientos a otras familias. Ellas enseñan a otras mujeres de la zona a producir alimentos. Por el momento, no hay otra actividad relacionada con la promoción de la agricultura en esta zona.