Día Internacional del voluntariado- testimonios de voluntarios en Etiopía

Fue en 1985 cuando la Asamblea General de Naciones Unidas decretó el 5 de diciembre como Día Internacional del Voluntariado para el Desarrollo Económico y Social, aunque para UNICEF Comité Español los voluntarios son una pieza clave desde mucho antes.

La fundación Emalaikat agradece a todas las personas que hacen voluntariado en las misiones de áfrica; junto a los misioneros de San Pablo Apóstol MCSPA. Este es el testimonio de la experiencia en Etiopía de algunos jóvenes voluntarios.

TESTIMONIOS DE LOS VOLUNTARIOS

Siempre había tenido la curiosidad de que se siente al participar en un voluntariado y de tener una experiencia de estas características. Vas con la idea de sacar y dar lo mejor de uno  mismo en favor de los demás, pero te sorprende la cantidad de afecto y cariño que recibes de personas desconocidas, totalmente ajenas a ti, cuando en realidad lo que has hecho  es algo mínimo. Hay un desequilibrio total entre lo que das y lo que recibes, a favor de lo recibido” -Beatriz Gómez

Hoy solo puedo agradecerles a los etíopes, a los miembros de MCSPA y a todos los voluntarios que he conocido durante el camino, por enseñarme a compartir y a creer en que, con un poco de tiempo, dedicación y ganas, se pueden conseguir cosas preciosas. ¡SEGUIMOS!

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo” (Proverbio Africano)Claudia Muñoz Iglesias

 

Ser voluntaria es SER, en esencia y potencia, es aprender a sacar lo mejor de ti. La MCSPA me ayuda desde hace seis años a sacar la mejor versión de mi. Dicen que donde has sido feliz, has de volver, por eso año tras años, vuelvo. Vuelvo por las misioneras, vuelvo por las maestras, por las familias, por los niños, por las niñas, por el paisaje, por Etiopía, y vuelvo sobretodo por la familia que hemos construido, las personas que giran en torno a la MCSPA se han convertido en madres, hermanas  y hermanos. Sin duda, todas ellas, me ayudan a ser lo que quiero ser en el futuro.

Tumbando las matemáticas, las misioneras me enseñaron que a veces “dar”, suma. Cuánto más das sin esperar recibir nada a cambio, más lleno te sientes… Gracias familia y feliz día del voluntariado internacional. Popy

A mi segunda familia: Desde que pisé Etiopía, supe que ese lugar, esa gente, esos paisajes, no se iban a quedar en una experiencia de voluntariado de un verano. 
Hace ya casi 7 años que los etíopes forman parte de mi vida. Todavía recuerdo la primera ve que fui, que al marcharnos nos preguntaban si íbamos a volver. Yo les contesté, firmemente, que igual que voy a visitar a mi familia a Galicia o Andalucía, ahora también lo haré a Etiopía. 
Nunca pensé que un viaje de un mes podría crear un vínculo tan grande con tanta gente.  Ellos tienen algo que te cautiva desde el
primer momento, te hacen sentir como en casa, te demuestran que lo que tú les enseñas no vale sino una tercera parte de lo que vas a aprender con ellos. 
Y a día de hoy sigo pensando… cuanto nos queda por aprender.

Ellos te enseñan a valorar una tarde en familia o con amigos tomando un café, a entender el idioma universal de las miradas, a apreciar la compañía. Porque creo, que lo mejor que podemos regalar a cualquier persona no es más que nuestro tiempo y cariño.

Dentro de mi familia etíope, que es muy grande, hay dos personas que especialmente me robaron el corazón. 

La primera es Desalegn, un chico al que conocí cuando el tenía 23 años. Sordomudo y muy marginado en la sociedad etíope. Él me enseño que aunque no hable, no escuche, ni entendamos el mismo idioma, se puede querer igualmente a las personas. 
Nunca olvidaré el abrazo que me dió hace dos meses, cuando después de 6 años lo volví a ver. Como las verdaderas amistades, por más tiempo que pase, todo sigue igual. 

Y la segunda es Martha, que ya tiene 12 años. La conocí cuando era una enana traviesa, pero siempre con un corazón enorme. Al igual que mucha gente en Etiopía, tiene la ” sangre tatuada”. Verla crecer, hecha casi una señorita, sana y feliz me llena el alma y siento una gran admiración por todo el esfuerzo que las misioneras y mucha gente hace para sacar a niñas como ella adelante. 

Y por supuesto las misioneras, el tiempo que he podido compartir con ellas, su amabilidad, su generosidad, su dedicación y  amor por la gente, su gente, su comunidad, hace que tú también te sientas parte de ella. 
En este día internacional del voluntario, solo puedo decir que ser voluntario es algo más que ir a ayudar. Es formar parte de una gran familia, la familia que tu eliges, y crecer con ellos, porque tanto tú , como en este caso los etíopes, cada uno tiene algo que aportar como voluntario. Ellos también lo son. 

Gracias Etiopía. Por más años que pasen, siempre seguiré aprendiendo de ti. Cristina Lleonart

“Hogar, es también una sonrisa, a la que siempre puedes volver.”

Blanca Cantero

Aquello de lo que te enamores, 

lo que arrebate tu imaginación, 

afectará todo.

Enamórate, permanece enamorado,

y eso lo decidirá todo.”

Gracias a la MCSPA por haberme regalado momentos mágicos y personas que lo son aún más, y que hoy en día son una parte fundamental en mi vida. Porque juntas llegaremos más lejos. Remei Martínez – Paredes

Ser voluntario en Andode es una de las experiencias más gratificantes que he vivido.

Nunca había visto a alguien comerse unas lentejas con tantas ganas, nunca había visto a una niña disfrutar tanto jugando a la comba o bailando y nunca había conocido a gente que da tanto por tan poco.

La sonrisa de estas personas como respuesta a una mínima ayuda es algo que no puede explicarse con palabras. Simplemente te da vida, te llena y te enriqueceElisa Casado

Cuando decides ser voluntario, no solo ofreces tus manos, sino que entregas tu corazón y humanidad a aquellos que no gozan de la misma suerte que tu. Aquellos que un día pasaron por tu vida, y te tocaron el alma para siempre. Porque el poder de una sonrisa, un abrazo o una simple mirada puede llegar a unir caminos, a transformar vidas. Siente que estás en el mundo para ser útil a los demás; no hay nada más bonito que dedicar y compartir tu tiempo con quién más lo necesita, pues todos somos compañeros de planeta. 

Aquel día que elegí darme a los demás, sin saberlo, comencé en algo de lo que es difícil salir. Pues se podría decir que perseguir la felicidad engancha; sin darte cuenta recibes más de lo que das, recibes amor, esperanza, ilusión, amistad…cosas que el dinero o el poder no pueden sustituir, que te invaden el corazón y se convierten en el motor para conseguir un mundo mejor.

Feliz día del voluntario! Ana Agui

Personalmente creo que el voluntariado es un estilo de vida. Cuando me di cuenta de que todos los seres humanos somos uno, de que todos estamos “conectados” y de que lo que le ocurre a alguien influye en la comunidad no me queda otra opción que hacer lo que esté en mi mano por contribuir a la felicidad de los demás. No entiendo la vida de otra forma. No entiendo la vida desde la queja, sino desde la acción para mejorar, siendo agente del cambio.
Si es muy larga córtala si quieres, 
Un abrazo y muchas gracias! Noelia Bermúdez

 Sara me dice que le eche una mano, que le cuesta expresar lo vivido, no hay nada más puro que el hecho de que te tropieces en la escritura, te bloquees o te parezca vacío lo que finalmente escribes, eso quiere decir que lo vivido supera lo contado… Por lo que ahí os van las primera ideas de Sara:

Pienso que es una experiencia que se debe vivir en primera persona y que te hace ver el mundo con otros ojos, o más que con otros ojos… que te enseña a verlo desde más perspectivas, perspectivas que te ayudan a crecer como persona. También que es una forma de conocer a gente increíble, que  muchas, son un ejemplo/modelo a seguir. Que hace que te des cuenta de que las cosas que aquí podrías pensar que son imprescindibles, realmente son bastante insignificantes o incluso, innecesarias. Que para ser feliz no necesitas cosas materiales, sino gente con quien compartir esa felicidad. Que la gente que hay allí valen mucho en lo que a calidad humana respecta. Que ves como hay niños que son mucho más adultos que tú o que gente que conoces con muchos más años que ellos. Que es una experiencia que vas a llevar contigo toda la vida y sólo te alegras cuando haces memoria de los recuerdos que pasaste allí. Sara Jove

Han pasado tres años y sigo utilizando nuestra cinta en señal de unión, amistad y amor para siempre! Me fui con las maletas llenas de telas y volví con la maleta llena de amor y agradecimiento a ellas y a Muketurri. Volveré, así se lo prometí. Montse Tiana

The sun does not forget a village just because it’s small”

Y si vuelvo es porque en ese pequeño pueblo yo he encontrado a mi familia. María García

Ser voluntaria me ha permitido ser testigo del dolor y de la soledad de aquellos que no gozan de nuestra suerte; de que la felicidad es plena cuando te liberas de todo aquello que te corrompe; y que en definitiva unidos somos más grandes. 

Gracias a la MCSPA por abrirme los ojos ante una realidad ignorada, por haber sacado lo mejor de mi, por haberme demostrado que es esto lo que me hace más feliz y me ayuda a crecer; al fin y al cabo ayudar a los demás es ayudarse a uno mismoCeci Muruzabal

He recibido más que he dado en mi primera experiencia como voluntario. Me fui con la maleta vacía y me la traje con la mayor experiencia que jamás he vivido. Sólo puedo dar gracias a Etiopía por lo que me ha enseñado y aportado. A día de hoy sigo manteniendo el contacto con los voluntarios y por supuesto con ganas de volver a repetir. Animo a quien no lo haya hecho a vivir una experiencia así.” Rafa Romero

 FELIZ DÍA DEL VOLUNTARIADO

Galería de Imágenes de los voluntarios conjunto a las misioneras de San Pablo Apóstol MCSPA  en Etiopía